La cineasta alemana Susan Gluth estrenó en el festival Hot Docs su documental “Urmila: mi memoria es mi poder”, sobre la esclavitud existente de niñas en Nepal.

A través de la historia de Urmila Chaudhary, quien fue vendida como esclava a los seis años y quien se mantuvo en esta condición de servidumbre (“Kalamari”) durante 11 años, la directora describe el problema que persiste en este país del sur de Asia.

Durante años en Nepal han sido vendidas las niñas para servir de esclavas en hogares que las mantienen lejos de la educación, amistades y libertad.

Ante la presión social internacional y grupos locales se pudo liberar a 13 mil niñas en 2015, mientras el gobierno de Nepal declaró esta práctica como ilegal, aunque aún permanecen 150 niñas en la esclavitud, según denuncia la cineasta en documental que tuvo su estreno mundial en Toronto.

Liberada después de 11 años de esclavitud, Urmila, ahora de 25 años, se ha convertido en una activista de la organización Freed Kamalari Development Forum (FKDF) que “rescata” a estas jóvenes y les da cobijo y educación.

Urmila viaja con sus memorias a foros internacionales, como el Foro de la Liberad de Oslo, donde ha denunciado la situación existente en su país.

En entrevista con Notimex, la directora Gluth explicó que supo de esta historia a través de un artículo en una revista y le llamó la atención, así que viajó a Nepal.

“No podía explicar a las autoridades que iba a filmar sobre la esclavitud, así que no les pedí permiso y filmé con una cámara pequeña”, dijo la directora, camarógrafa y productora.

Agregó que la esclavitud se prohibió en Nepal en el año 2000, pero que todavía existe, tanto en jóvenes que hacen tareas domésticas como en las fábricas donde las obreras no cuentan con derechos laborales.

“Vender niñas por dinero es ilegal, pero sigue existiendo”, denunció la directora, quien vino a Toronto a las tres proyecciones que tuvo su documental, entre el 29 de abril y el 8 de mayo.

Remarcó que Urmila sigue luchando para que ya no haya venta de niñas como esclavas ni trabajo infantil. “Esta es una situación muy cruel que no debe existir.

Susan Gluth manifestó sentirse satisfecha de que a través de su documental este problema esté teniendo atención internacional y destacó que el filme es sobre esta mujer que, pese a lo que sufrió, muestra su poder para luchar por liberar a otras jóvenes.

La 23 edición de los Hot Docs, el festival de documentales más importante de Norteamérica, concluye este día tras proyectar 232 historias de 51 países.

Entre los temas más recurrentes de los documentales presentados destacaron los dedicados a la violencia por el uso generalizado de las armas en Estados Unidos.

“Under the gun” es una producción estadunidense de Stephanie Soechtig que trata sobre el debate en Estados Unidos en torno al control de armas y comienza con la frase: “Durante este documental (de 110 minutos) 22 mil personas serán heridas por arma de fuego, de las cuales seis mil morirán”.

Desde las víctimas de la primaria Sandy Hook hasta la congresista Gabrielle Giffords y las muertes fatales en un cine de Colorado, son casos que contrastan con el convencimiento de cientos de estadunidenses de que es mejor estar armado porque “un arma salva vidas”.

Aquí también se proyectó “Tower”, de Keith Maitland, sobre el primer ataque masivo en Estados Unidos hace 50 años en la Universidad de Texas.