Bolívar Echeverría, autor sensible y honesto

*Autores participaron en un conversatorio para hablar de la importancia del filósofo

*Autores participaron en un conversatorio para hablar de la importancia del filósofo

Por Ángela Anzo

México, 5 de junio (Notimex).— A diez años de la muerte del filósofo Bolívar Echeverría (Ecuador, 1941- Ciudad de México, 2010), alumnos, amigos y colegas del profesor trajeron a la memoria algunos de los pasajes de su obra, aportaciones y legado, al ser uno de los pensadores y críticos de la modernidad capitalista más importantes en América Latina.       El conversatorio “Bolívar Echeverría. Legado y actualidad. A diez años de la muerte de Bolívar Echeverría (1941-2010)" fue organizado por el Seminario Universitario La modernidad: Versiones y Dimensiones, así como por el Colegio de Filosofía y Letras de la UNAM, para discurrir sobre el trabajo del este escritor y profesor emérito de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL).       En su intervención, la socióloga Márgara Millán señaló que fue hombre de una curiosidad constante, que logró construir una mirada atravesada por un lente muy particular para lograr ver distintas realidades y dimensiones de un hecho; un filósofo que invitaba a no generalizar ni homogeneizar y ver la contradicción central de vivir lo invivible.        "Él es un pensador que nos lleva a esta identidad evanescente que tiene que ver con entendernos y reflexionarnos como existencias en ruptura, creo que eso está en la obra de Bolívar todo el tiempo: esta distancia que establece para poder hablar de algo que es muy difícil y doloroso de hablar, y al mismo tiempo, darnos los elementos para entender por qué no podemos hacer algo más".        Gustavo García Conde refirió que la obra del autor de Modernidad y blanquitud (2010) no puede dejar de ser leída y está llamada a convertirse en un clásico, porque fue un autor sensible y honesto, que abordó los conflictos de la existencia humana, enseñó a trabajar, pensar y practicar el discurso crítico; lo que se puede ver en sus textos en los que trata problemas nodales del ser.       "No estamos ante un académico propiamente hablando... tenemos a un profesor emérito de la Facultad de Filosofía y Letras, pero es muy interesante el trabajo que él hacía, uno no iba a sus clases a aprender, uno iba por 'eso otro' que no es conocimiento... que no es comprender a Marx o para aprobar un examen; eso otro está en sus textos y cualquier ser humano sensible y con conflictos lo encontrará en su obra".