Periodista de Guanajuato pide justicia tras agresión con bomba molotov

Antonio tiene más de 30 años como periodista. Nunca le había pasado algo igual. Jamás esperó que su trabajo mereciera una represalia, como el ataque contra su patrimonio con una bomba molotov lan...

Antonio tiene más de 30 años como periodista. Nunca le había pasado algo igual. Jamás esperó que su trabajo mereciera una represalia, como el ataque contra su patrimonio con una bomba molotov lanzada al interior de su auto particular.

“Yo no tengo enemigos. No sé de donde puede venir esto. Yo considero que mi trabajo. A veces se pisan cayos con los políticos y cuando se comentan las notas, pero no creo que sea tan grave como para tener una reacción de este tipo”, aseguró.

Fue ayer por la mañana cuando se dio a conocer el suceso, pero esto ocurrió desde el viernes 29 de mayo. Llegó a su domicilio por la noche en la salida de Guanajuato hacia Dolores Hidalgo, metió su auto a la cochera descubierta y pronto vino el estruendo. Su carro en llamas fue reportado inmediatamente y asistido.

El periodista aseguró que su agresión no fue fortuita, pues primero le rompieron el medallón del carro para luego arrojar el explosivo, lo que habla de un acto con saña.

Explicó que por lo pronto fue al Ministerio Público donde presentó la denuncia ahora con el folio 94069, contra quien resulte responsable, a quien espera que se detenga de inmediato, pues ahora, vive con miedo.

Al respecto, Verónica Espinosa, periodista y miembro del Consejo Estatal de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de Guanajuato, advirtió que la agresión a Antonio tiene que ser investigada primero por su actividad profesional por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE).

“Se trata de señalar públicamente la gravedad de este hecho y las implicaciones que puede tener, en términos de intimidar a quienes nos dedicamos al periodismo en Guanajuato. Que esto no se eche en saco roto y que no se ignore, que no sea un caso que se archive, un caso que se deje de investigar”, expuso.

Indicó que, si bien, es la primera ocasión documentada en Guanajuato de esa magnitud a un comunicador, no se puede permitir y se debe investigar.

Por lo pronto refirió que como parte del consejo tuvo conocimiento de la agresión, se le informó inmediatamente la Secretaría Técnica del consejo y se dio el acercamiento. Se inició un expediente, un registro del incidente y para hacer el análisis de riesgo del colega periodista.