Lamenta Venezuela bancarrota de firma mexicana que adquiría petróleo

La empresa mexicana Libre Abordo se declaró hoy en quiebra y acusó que el gobierno de Estados Unidos buscó detener sus operaciones por establecer lazos de intercambio comercial y humanitario con V...

La empresa mexicana Libre Abordo se declaró hoy en quiebra y acusó que el gobierno de Estados Unidos buscó detener sus operaciones por establecer lazos de intercambio comercial y humanitario con Venezuela, situación que fue lamentada por el canciller Jorge Arreaza.

La firma aseguró que las presiones del gobierno de Donald Trump, que fueron exacerbadas por medios de comunicación, produjeron pérdidas por 90 millones de dólares y, con el cierre, derivarán en la extinción de cientos de empleos.

“La presión política internacional ha llevado a Libre Abordo y Schlager (firma relacionada) a dejar de levantar cargamentos de crudo venezolano, esto a pesar de que sus accionistas siempre han insistido que los mencionados levantamientos cumplían con todos los requisitos legales y lineamientos establecidos por los Estados Unidos para evitar una sanción”, apuntó la empresa.

“Resulta triste y decepcionante percibir que los personajes involucrados en las campañas de desprestigio otorgaron mayor importancia a intereses políticos y comerciales que a la ayuda humanitaria que hemos entregado y que podríamos entregar, afectando con esta actitud a millones de personas en estado de pobreza extrema”.

Jorge Arreaza, ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores del gobierno de Nicolás Maduro, recordó que Libre Abordo tomaba petróleo venezolano a cambio de alimentos e insumos humanitarios, como camiones cisterna con agua potable.

La empresa, reiteró el ministro, declara su bancarrota por las presiones ilegales del gobierno de Trump contra Venezuela.

“Washington viola así los derechos humanos en Venezuela y la libertad de comercio. Sumaremos este caso a la denuncia contra Estados Unidos ante la Corte Penal internacional.

“Son pruebas irrefutables del carácter perverso e ilegal del régimen de sanciones de Estados Unidos, que demuestran que mienten al afirmar que existen excepciones por razones humanitarias”, lamentó.