La responsabilidad del lector para que el libro no muera

*Juan Villoro habló sobre las posibilidades de narrar la pandemia desde el confinamiento

*Juan Villoro habló sobre las posibilidades de narrar la pandemia desde el confinamiento

Por Cristóbal Torres

México, 29 de mayo (Notimex).— Como parte del maratón "Se logra porque se logra", de la campaña Dependientes de Lectores; la conductora Mariana H conversó con el escritor Juan Villoro (Ciudad de México, 1956). Explicó que la pandemia lo alcanzó en Estados Unidos dando clases; lo enfrentó a una situación complicada porque no sabía cuándo podía terminar la contingencia. Aprovechó para regresar mientras siguiera abierta la frontera y renunció a su trabajo docente.       Mencionó que su regreso lo enfrentó al privilegio de estar a solas y al reto de escribir más. Estimó que el confinamiento puede detonar una enorme cantidad de creaciones artísticas, pero sólo el tiempo determinará cuáles podrán seguir presentes cien años después.       Remarcó la importancia del arte y la cultura en estos tiempos, pues han sido los factores que han permitido a la gente evadir el tedio y otras actitudes destructivas como el alcoholismo. “No estamos confinados solamente en cuatro paredes, sino que estamos inventando el mundo y eso nos ha permitido salvarnos”.       Consideró que el confinamiento es un reto para la crónica porque tiene procesos que ocurren en la invisibilidad; calificó la pandemia como un relato negativo porque no es posible ver la amenaza. “Tampoco podemos participar de manera práctica en labores concretas, lo mejor que podemos hacer es excluirnos”.       A pesar de las circunstancias, el escritor mencionó que ha encontrado historias interesantes como el hecho de que las azoteas se han convertido en espacios de libertad donde la gente puede leer. Agregó que ya cuenta con algunos reportajes que podrían parecer historias del corazón, pero justificó que la literatura tiene mucho que ver con el corazón. Señaló que el internet ha generado un fenómeno de enamoramiento de adentro hacia afuera, el cual ha transformado las relaciones personales.       Finalmente cerró reafirmando la importancia de las editoriales independientes. Aseguró que los libros viven gracias a los lectores; asimismo, consideró que la gran pregunta que todos se pueden hacer es cómo hacer vivir a un libro. “Solamente viven cuando alguien los abre y los lee; es necesario que el lector los complemente, por eso es importante esta campaña: porque apela a los lectores”.