Unión Europea extiende sanciones contra gobierno sirio

El Consejo de la Unión Europea (UE) decidió hoy extender las sanciones por un año más contra el gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, mediante un comunicado.

El Consejo de la Unión Europea (UE) decidió hoy extender las sanciones por un año más contra el gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, mediante un comunicado.

"El Consejo prolongó hoy las medidas restrictivas contra el régimen sirio por un año, hasta el 1 de junio de 2021 porque la represión contra la población civil continúa", dice la misiva del organismo que coordina la actuación de los Estados miembros y ejecuta la política exterior de la UE.

De acuerdo con el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, debido a que el pueblo sirio ha tenido que recurrir a reservas extraordinarias de resistencia, “las sanciones de la UE se dirigen a los responsables de su sufrimiento, los miembros del régimen sirio, sus partidarios y empresarios que lo financian y se benefician de la economía de guerra”.

El Consejo precisó en el texto que se eliminaron de la lista a dos personas y una compañía que detuvieron “su comportamiento sancionable, así como a dos personas fallecidas”, por lo que ahora la lista incluye 273 personas a las que se les bloquearon sus activos y se les impide viajar, además de 70 entidades penalizadas de la misma manera.

Los activos europeos del banco central sirio también están suspendidos desde 2011, así como la importación de petróleo. El país árabe vive desde marzo de dicho año un conflicto en el que las fuerzas gubernamentales se enfrentan a facciones armadas de la oposición y grupos que Asad cataloga como terroristas.

Aunque el Consejo de la UE afirma que al mantener estas medidas no se afecta el suministro de asistencia humanitaria o exportación de alimentos, medicamentos y equipos médicos, representantes de la Organización de las Naciones Unidas han pedido levantar las restricciones para garantizar dichos accesos especialmente durante la pandemia de COVID-19.

La Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre Siria, creada en 2011 por el Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, dijo en marzo que todas las partes en conflicto deberían cesar las hostilidades, pues el sistema sanitario estaba debilitado. Solo el 64 por ciento de los hospitales y el 52 por ciento de los centros funcionaban.

Siria acumula 122 casos confirmados hasta el momento y cuatro muertes aunque la situación sanitaria ha sido vista como alarmante por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), pues ha considerado alarmante un aumento del brote en el país azotado por la guerra.

Durante el conflicto sirio, miles de personas han sido asesinadas, y más de 10 millones más fueron desplazadas en los últimos nueve años, según funcionarios de Naciones Unidas.