Proponen Instituto de Pensiones para garantizar viabilidad de sistemas

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) considera la creación de un Instituto Nacional de Pensiones, con autonomía de criterio y administrativa, dirigido por un comité d...

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) considera la creación de un Instituto Nacional de Pensiones, con autonomía de criterio y administrativa, dirigido por un comité de expertos, ya que casi todos los fondos en la materia existentes en el país "están técnicamente quebrados".

A través de un documento titulado Dimes y Diretes sobre las Pensiones en México, Apuntes sobre el SAR, número cuatro, el organismo regulador expuso que el Instituto sería con una visión integral y de mediano y largo plazos, que busque la homologación de los diversos sistemas de pensionarios del país y que garantice su sustentabilidad financiera.

De acuerdo con el texto de 22 páginas, en el país existen cerca de tres mil sistemas de pensiones. Aproximadamente dos mil 500 son esquemas privados en los que algunas empresas crean un esquema o fondo de ahorro para el retiro para sus empleados.

El resto, dijo, comprende algunos esquemas o sistemas públicos a nivel federal o subnacional (estados y municipios), así como los de las universidades públicas.

La Consar ejemplificó que además de las universidades públicas, la burocracia en los gobiernos subnacionales y en sus propias empresas de servicios públicos (doctores, enfermeros, cuerpos policíacos, empleados de mantenimiento urbano, y su burocracia en general) los trabajadores también gozan de sus propios beneficios de seguridad social.

A nivel federal, se encuentran el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), así como los propios regímenes de jubilación de los empleados del IMSS, ISSSTE, CFE, Pemex, entre otros.

La Consar puntualizó que hoy los fondos de pensiones en casi todos los estados y municipios, empresas productivas federales o subnacionales y las universidades públicas del país, ya sea que sus esquemas de pensiones sean similares al antiguo régimen o incluso hayan migrado a un régimen de cuentas individuales, están técnicamente quebrados.

La principal razón es que los ahorros de los afiliados a estos sistemas no se destinaron para los fines para los que fueron captados.

“México padece las consecuencias de estos sistemas pensionarios que no son financieramente viables, que no están bien administrados, que no son transparentes y donde no hay una clara rendición de cuentas”, subrayó.