Rohaní felicita a nuevo presidente del Parlamento iraní

El presidente de irán, Hasán Rohaní, felicitó al nuevo presidente del Parlamento iraní, Mohammad Baqer Qalibaf, ex contendiente del mandatario iraní por el poder ejecutivo en 2017.

El presidente de irán, Hasán Rohaní, felicitó al nuevo presidente del Parlamento iraní, Mohammad Baqer Qalibaf, ex contendiente del mandatario iraní por el poder ejecutivo en 2017.

“Espero que en el nuevo capítulo de la Asamblea Consultiva Islámica, con esfuerzos conjuntos e interacción constructiva entre el gobierno y el parlamento, veamos más sinergia en la organización de los asuntos del país, especialmente en las difíciles condiciones de sanciones sin precedentes y el brote de coronavirus”, dijo Rohaní en carta obtenida por el medio Isna.

Qalibaf, quien lidera una nueva formación política de varios fundamentalistas, nombrados como ‘Neo-Principistas’, había intensificado las negociaciones políticas en los últimos días para ganar su puesto. En reuniones no oficiales, obtuvo 166 votos mientras que su principal competidor, Hamidreza Hajbabayee, recibió solo 57.

De acuerdo con el medio Radio Farda, muchos dudaban que pudiera ser elegido como presidente debido los señalamientos de corrupción a gran escala en el ayuntamiento de Teherán, durante su mandato como alcalde.

Tiene 40 años de experiencia en administración militar y ahora es el primer comandante de los Cuerpos de la Guardia revolucionaria Islámica que se desempeñará como vocero del parlamento.

Aunque todos sus grados los obtuvo por órdenes directas del ayatolá Ali Jamenei, en la campaña presidencial de 2017, Rohaní reveló que en 2003 Qalibaf ordenó reprimir violentamente una manifestación estudiantil.

Jamenei había designado a Qalibaf como Jefe de Policía en 2000. En un audio publicado en redes sociales, Qalibaf reconoció que junto con el entonces comandante de la Fuerza Qds, Qasem Soleimani, coordinaron grupos de motocicletas en las calles para reprimir la protesta estudiantil.

Qalibaf encabeza la Coalición de Unidad, de los principalistas o conservadores, por lo que la nueva legislatura se avecina complicada para el gobierno saliente de Rohaní, considerado máximo representante de los reformistas o moderados.

Desde el año pasado, Teherán atestiguó diversas movilizaciones en contra de la crisis económica, los políticos y la presencia de Estados Unidos en el país. Con las acusaciones de corrupción pendientes contra Qalibaf, las revueltas podrían regresar.