Seguidoras de Luis Miguel están fascinadas con su aparición en comercial

Martha Codó, fan número uno de Luis Miguel y quien lo ha seguido a lo largo de 30 años, aseguró que todos los clubes de seguidores están fascinados con el comercial que se dio a conocer la noche ...

Martha Codó, fan número uno de Luis Miguel y quien lo ha seguido a lo largo de 30 años, aseguró que todos los clubes de seguidores están fascinados con el comercial que se dio a conocer la noche del miércoles, en el que se le ve a "El Sol", vestido se gala, en su mansión, solitario y pidiendo comida gourmet.

"Me encantó, fue una sorpresa increíble, ayer estábamos todos como locos porque no sabíamos realmente mucho de él. Sabíamos que estaba en su yate en Miami, pero nadie tiene noticias bien a bien, y de pronto aparece, eso nos dejó con el ojo cuadrado", compartió eufórica a Notimex.

"Todos los clubes estábamos como locos. Es más, no te voy a exagerar, pero en 15 minutos cayeron como seis mil mensajes, todas reacciones al anuncio de Luis Miguel. Ardieron las redes sociales, en un ratito se invadió; todo mundo mandaba el anuncio y decía que no era posible y nos pregúntamos si era cierto, porque luego ponen cosas pasadas o hacen trucos; pero no lo había, era algo real y él se veía fantástico, fue una súper sorpresa; además, jamás nos lo imaginamos anunciando Uber Eats", comentó.

Efectivamente, Luis Miguel se convirtió en tendencia en las redes sociales, pero también fue motivo de criticas por su aspecto físico. El peinado fue el blanco, pues muchos cibernautas dijeron que era de algodón de azúcar, electrocutado o lo comparaban con diversos personajes; al respecto, las seguidoras del cantante se enojaron, pero tienen un código para actuar.

"Claro que sí nos enojamos con los memes agresivos y que critican a Luis Miguel, pero generalmente tenemos un poco la consigna de no contestar a cosas agresivas, porque nada más provocamos más reacción, nos da coraje, los quitamos o simplemente no los tomamos en cuenta", compartió.

Codó y las seguidoras analizaron cada detalle y llegaron a la conclusión que se montó una escenografía para hacer este comercial y justificaron que estuviera vestido de gala, pidiendo fetuccini con salsa de trufas blancas y queso parmesano y en la soledad.

"Se hubiera visto raro que estuviese en una reunión o con más gente, como que no checaba; sobre todo porque él no hace mucho puso en su página, que por cierto, no es de tener contacto con nosotros a través de las redes, pero puso un letrero de "Quédense en casa", dijo.

"Era lógico que pidiera algo bonito, caro y bueno, es Luis Miguel. Nosotros empezamos a jugar con pedir cosas italianas, divirtiéndonos haciendo un poquito de doble sentido", compartió.

Codó se dijo más que satisfecha con este comercial que se suma a otros que hiciera en décadas pasadas, anunciando papás fritas y chocolates.