Artistas escénicos del mundo reflexionan los efectos de la pandemia

*Dicha actividad se llevó a cabo en el marco del Festival Aleph

*Dicha actividad se llevó a cabo en el marco del Festival Aleph

Por Víctor Jesús González

México, 27 de mayo (Notimex).— Dentro de las actividades de ciencia y arte que se realizan en el Festival Aleph, se impartió el conversatorio digital “Los efectos de la pandemia por COVID-19 en la vida de los artistas escénicos en México y en el mundo”.       Para iniciar las intervenciones de los especialistas, el español Celso Giménez expresó lo siguiente ante la petición de que relatara cómo está viviendo esta situación actual: “Es complicado vivir en estos momentos de incertidumbre. A nivel emocional ha sido muy difícil. Por un lado, está la vida profesional, los trabajos que ya están listos para estrenar y, de repente, todo se detiene. Ahora para poder moverse, crear y pensar estrategias, depende cómo puede afectar eso a nuestra salud”.       Por su parte, la artista mexicana Isabel Aguerrebere compartió que ella ha vivido esta experiencia en dos etapas. “Primero disfruté el silencio que se apoderó de la Ciudad de México... ya no había caos ni estridencia de los coches que saturan las avenidas, tampoco el ruido de la maquinaria de construcción de los edificios; pero, de repente, llegó el desempleo porque todo lo que hago implica el contacto físico”.       El creador Juan Domínguez comentó que aunque él vive en España, la pandemia lo tiene atrapado en Alemania y ya sólo tiene dinero para sobrevivir un par de meses. “Los artistas independientes siempre estamos en la cuerda floja, pero con la emergencia sanitaria, siento que ahora sí se rompe y eso da miedo”.       La chilena Rocío Rivera Marchevsky señaló lo siguiente al respecto: “estábamos todos en la calle, había una efervescencia colectiva en el espacio público, la exigencia social a las autoridades y, de un momento a otro, con la pandemia todos estamos encerrados en casa, con miedo… para mí es tiempo de pensar en qué contexto estamos creando”.       Finalmente, Gilles Jobin —desde Suiza— reflexionó: “mi país es pequeño, nos podemos organizar mejor y el gobierno federal, como nunca se había visto, tomó el control; me parece que es momento de repensar integralmente esta circunstancia; por ejemplo, en nuestro medio para resolver el problema de acceso al público, yo no creo que el mundo virtual sea la salida”.