Crea COVID disputa entre Costa Rica, Panamá y Nicaragua

Costa Rica, Panamá y Nicaragua entraron en una disputa con cierres fronterizos por las medidas de control aplicadas por las autoridades fronterizas costarricenses para evitar la expansión del corona...

Costa Rica, Panamá y Nicaragua entraron en una disputa con cierres fronterizos por las medidas de control aplicadas por las autoridades fronterizas costarricenses para evitar la expansión del coronavirus que produce la COVID-19.

La medida ha atraído acciones panameñas y nicaragüenses similares, con el sector de transporte de mercancías como el más dañado, pero también afectaciones a poblaciones fronterizas acostumbradas a cruzar las líneas nacionales de delimitación para hacer compras.

La situación se agrava ante la desconfianza que generan las cifras oficiales nicaragüenses de contagios y decesos, que son cuestionadas en múltiples reportes.

El pasado 8 de mayo el ministerio de Salud de Costa Rica ordenó que para permitir el ingreso al país de los transportes terrestres, sus conductores deberían de someterse al examen de coronavirus y esperar los resultados, que se conocerían entre 24 y 48 horas después.

Quienes dieran positivo comenzarían a ser regresados, pero aquellos con síntomas eran rechazados sin más.

Una semana después la determinación generó que hasta mil transportistas quedaran varados en la frontera con Nicaragua, afirmó el presidente de ese país, Daniel Ortega, quien agregó que los exámenes no eran más que un "pretexto" para evitar el ingreso de las unidades.

De acuerdo a Alexánder Solis, presidente de la Comisión Nacional de Emergencias costarricense (CNE) el medio día de este martes sumaban 700 los conductores que esperan ingresar a Panamá y Nicaragua, que ya habían aplicado medidas de recirocidad.

La mayoría se encuentra en Peñas Blancas, el paso entre Costa Rica y Nicaragua, con 520 unidades, de acuerdo a datos del funcionario citados por La Nación.

Este miércoles la Asociación de Transportistas de Nicaragua inició el bloque total de la carretera hacia Costa Rica, cerrando la estrecha vía que había dejado para unidades livianas.

La medida se dio ante las medidas costarricense de restricción, aplicadas desde hace una semana luego de que en los controles se detectó a 40 transportistas con coronavirus según las pruebas que aplicó.

Los transportistas nicaragüenses a través de su representante Marvin Altamirano dijeron sentirse "agredidos" por las medidas del país vecino, que afirmaron incluían el decomiso de las unidades y su carga.

Por su parte, el ministerio de Comercio Exterior costarricense negoció ya un acuerdo con los dos países vecinos, el cual solo se concretó con Panamá, a fin de que el flujo de transportes y mercancías se mantenga pero se apliquen medidas sanitarias de prevención de contagios.

En Costa Rica sumaban la víspera 956 personas con COVID-19, de los cuales 634 se han recuperado.

Las medidas de reciprocidad panameñas comenzaron desde la víspera, cuando a través de la Gaceta Oficial se estableció que los transportistas costarricenses, que solo podrán ingresar al país canalero por dos puntos específicos y permanecer no más de 72 horas.

El próximo 1 de junio Panamá abrirá el segundo bloque de sectores comerciales que había cerrado como medida de pevención, y en la misma fecha levantará la cuarentena, sin embargo las autoridades advirtieron que cada persona debe comportarse de manera responsable.

El ministerio panameño de Salud en su más reciente reporte de la víspera, informó que ha registrado 11 mil 447 personas con COVID-19, con seis mil 379 pacientes recuperados.

Nicaragua por su parte reportó 480 personas con la enfermedad multisistémica que genera el coronavirus, con 18 fallecidos, aunque sin dar el total.

Las fronteras estarán bloqueadas definitivamente y no vamos a permitir que ningún transportista de Costa Rica entre a nuestro territorio, dijo Altamirano en declaraciones la mañana de este miércoles al canal nicaragüense de noticias VOS.