Cine y teatro con enfoque social

*La directora de cine y teatro, Sandra Jiménez Loza, narra el trabajo que realiza con el objetivo de generar conciencia

*La directora de cine y teatro, Sandra Jiménez Loza, narra el trabajo que realiza con el objetivo de generar conciencia

México, 26 de mayo (Notimex).— La cineasta Sandra Jiménez Loza compartió en una cápsula publicada por el Centro Nacional de las Artes (Cenart), su experiencia personal con la intención de que el arte, especialmente el cine y el teatro, puedan ser visibilizados como una herramienta sensibilización social; y resaltó que “el entretenimiento y la conciencia no tienen porqué estar peleados”.       Jiménez estudió Cine en la Universidad del Claustro de Sor Juana y Guion en el Centro Nacional de Artes Cinematográficas (CUEC). Es directora general de Rodando Producciones México, una asociación civil que se rige por la filosofía “de que el arte comunique, de que el arte transmita algo además de entretener”, en la que participan diversos cineastas y creativos audiovisuales independientes.       Relató que comenzó a involucrarse en el arte debido a que se dio cuenta que esto podía ser una herramienta para crear conciencia social sobre los temas que afectan la vida cotidiana. Además, ha representado al país en diversas organizaciones que tienen que ver con Derechos Humanos, para ella el poder participar en esto la ha llevado a darse cuenta de los problemas “de los cuales no estamos del todo conscientes si no los vivimos de cerca”.       Como parte de esta labor, ha participado en algunos foros en los que “siempre veía a las mismas personas”, lo cual la ha hecho pensar que las cosas “no pueden cambiar si no creamos una conciencia a nivel masivo de las situaciones que vive nuestro mundo”, en este aspecto es donde, para ella, el cine y el teatro se vuelven una herramienta de transformación “de nuestras realidades y no sólo de entretenimiento”.       Sobre su perspectiva de lo que el cine y el teatro reflejan en la pantalla, señala: “pecan mucho de separarnos de la realidad, de querer vendernos algo que no nos refleja a nosotros mismos y yo creo que eso les quita poder, porque tienen un poder maravilloso al ser capaces de conectarte con el público de tal manera que ellos, sin importar si comparten o no las circunstancias de tu personaje, pueden sentirse, hasta cierto grado, identificados con lo que están viendo.       “Si te sientes identificado, nace una necesidad de transformar ese conflicto, de poner tu granito de arena, y es ahí cuando, si lo multiplicamos al nivel masivo que pueden alcanzar el cine y el teatro, podemos ver realmente un reflejo en el cambio de nuestra realidad, si nos comprometemos”.