Conversatorio virtual en Danzatán Festival Internacional de la Danza

*Este sábado se realizó el primer conversatorio de #DanzatlánEnUnClick

*Este sábado se realizó el primer conversatorio de #DanzatlánEnUnClick

Por Ángela Anzo

México, 23 de mayo (Notimex).— Creo que hoy en día los artistas tenemos la responsabilidad de trabajar muy fuerte para dar a conocer la danza, educar a nuestro público y generar estrategias para que se interesen cada vez más en ello, refirió Jasmany Hernández, director de la Compañía de Danza del Estado de México.       El bailarín, coreógrafo y maestro cubano participó este sábado en el conversatorio virtual "El panorama de la danza en México en el Siglo XXI", como parte de la programación de la tercera edición de “Danzatán. Festival Internacional de la Danza”, evento organizado por la Fundación Elisa Carrillo y el gobierno mexiquense.       “Crear una compañía desde cero definitivamente es un reto, porque implica muchas cosas, primero la infraestructura para irla creando, las audiciones y los bailarines, saber cuál será el repertorio y la línea que seguirá la agrupación, para ser sensible a las necesidades de la audiencia”.       El también profesor del Centro Cultural Ollin Yoliztli (CCOY), subrayó que uno de los aspectos que pueden ayudar a las compañías a tener proyección internacional, es el generar un repertorio que las represente y esté hecho a la medida de los bailarines, tratando de sacarle el mejor provecho a sus cualidades técnicas y artísticas.       Señaló que la crisis económica que enfrentamos a nivel mundial también afecta los apoyos dirigidos a este sector y la producción de espectáculos; aunque los artistas y directores deben volverse creativos ante la adversidad, ninguno de estos proyectos vería la luz sin el interés y el compromiso de las instituciones de cultura y los gobiernos, pues con sus apoyos hacen crecer los proyectos y enriquecer a las familias a través del arte.       "Tenemos un compromiso con la captación de nuevos públicos y una responsabilidad para llevar las artes escénicas a espectadores más jóvenes, sobre todo, adolescentes y niños; generando obras, espectáculos infantiles y puestas en escena lúdicas, que de alguna manera puedan hacer crecer esa empatía y ese gusto por asistir al ballet".