Vulnerabilidad de jóvenes ante COVID-19 sería por genética: Estudio

Científicos de la Universidad Rockefeller, de Estados Unidos, estudian la posible relación entre la genética de los jóvenes y su vulnerabilidad ante el COVID-19.

Científicos de la Universidad Rockefeller, de Estados Unidos, estudian la posible relación entre la genética de los jóvenes y su vulnerabilidad ante el COVID-19.

Al respecto, Jean-Laurent Casanova, jefe del laboratorio de genética humana de enfermedades Infecciosas de St. Giles en la Universidad Rockefeller, explicó que las enfermedades infecciosas son siempre una interacción entre un patógeno y la inmunidad del huésped.

Por lo que, al menos algunos de estos pacientes pueden sufrir una variación genética que hace que su defensa del huésped sea particularmente vulnerable al SARS-CoV-2.

Casanova, junto con Helen Su, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, lideran un proyecto internacional, que pretende examinar los genomas de valores atípicos por COVID-19, en busca de cualquier variante genética que puedan compartir y eso puede explicar la respuesta insuficiente del cuerpo a la infección.

De acuerdo con los especialistas, todas las infecciones parecen venir con lo que ellos llaman “variabilidad clínica interindividual”, es decir, que una fracción de las personas infectadas se ven especialmente afectadas.

En los últimos 25 años, detallaron los investigadores en un artículo, el equipo de Casanova ha descubierto mutaciones de un solo gen que hacen que las personas sean inusualmente susceptibles a ciertas enfermedades infecciosas.

Por ejemplo, la neumonía severa causada por la influenza, se ha relacionado con errores en los genes que regulan la producción de proteínas, que ayudan a controlar los virus de la enfermedad.

“Del mismo modo, hay errores genéticos que pueden conducir a niveles bajos de macrófagos que activan el interferón gamma, lo que hace que las personas sean vulnerables a la infección por micobacterias, incluidas las variedades débiles del patógeno que generalmente no dañan a la mayoría de las personas”, afirman los especialistas.

Por el momento, los investigadores buscan errores genéticos relacionados al COVID-19, prestando atención a los genes implicados en enfermedades infecciosas y cualquier variante genética que se destaque, se analizará en estudios bioquímicos e inmunológicos para determinar su papel potencial en la enfermedad.