Advierten escasez en isla chilena de Chiloé por protestas

El cierre del acceso a la isla de Chiloé, en el sur chileno, por unos dos mil pescadores afectados desde hace semanas por la “marea roja”, podría generar escasez de combustible y alimentos...

El cierre del acceso a la isla de Chiloé, en el sur chileno, por unos dos mil pescadores afectados desde hace semanas por la “marea roja”, podría generar escasez de combustible y alimentos, aseguraron hoy comerciantes.

Los hombres y mujeres de mar iniciaron hoy el cuarto día de bloqueo a la isla, cuyos embarcaderos para camiones y vehículos se encuentran cerrados en protesta por lo que considera una “escasa” ayuda del gobierno, el cual entregará un aporte solidario de unos 150 dólares mensuales por familia debido a la catástrofe ambiental.

El presidente de la Cámara de Comercio de la ciudad chilota de Castro, Julio Candia, dijo a la radio Cooperativa que, producto del bloqueo, ya se observan estaciones de expendio de gasolina cerradas por falta de combustible.

Indicó que, de mantenerse el cierre de los puntos de entrada a la isla, se prevé una escasez de productos y alimentos para los próximos días, ya que la mayoría de los supermercados tendría existencias sólo hasta este viernes.

Candia precisó que los taxis colectivos que recorren las localidades chilotas y las conectan entre sí se quedaron sin combustible, por lo que las personas deben caminar varios kilómetros para llegar a sus casas o lugares de trabajo.

Los pescadores bloquearon el ingreso a la ciudad de Ancud, la más cercana a la capital regional, Puerto Montt, para impedir el ingreso de efectivos anti-motines de la militarizada policía de Carabineros, al tiempo que bloquearon otros caminos interiores de la isla en el marco de una protesta indefinida.

Decenas de vehículos particulares y buses se encuentran a la espera del levantamiento de la medida de fuerza para abordar los transbordadores que cruzan el Canal de Chacao rumbo a Chiloé, isla ubicada unos mil kilómetros al sur de Santiago.

Una de las dirigentas de los pescadores, Denisse Alvarado, dijo a periodistas que “llevamos dos meses trabajando con el gobierno, diciéndoles que las cosas venían por mal camino, que iba aumentando la marea roja, buscando soluciones”.

Los trabajadores señalaron que ninguna familia puede vivir con 150 dólares mensuales en Chile y, a modo de ironía, indicaron que muchas autoridades gastan ese mismo monto en el desayuno de un día, tras lo cual solicitaron al menos 600 dólares mensuales de ayuda.

Varios locales comerciales y viviendas lucen banderas negras, en tanto las autoridades suspendieron las clases en colegios y liceos debido a las protestas de los pescadores, quienes denuncian un incremento del fenómeno biológico conocido como “marea roja” debido al vertimiento de desperdicios.

En las últimas semanas se han producido varazones de moluscos afectados por la toxina, la cual puede llevar a la muerte a una persona que consuma el marisco contaminado, fenómeno que los pescadores vinculan con la crisis del sector salmonero.

Los propios pescadores difundieron un vídeo de un buque que arroja al mar varias toneladas de desperdicios de la actividad salmonera, ello después que millones de ejemplares murieran por el aumento de un alga en los criaderos que dejó sin oxígeno a los peces.

Según los trabajadores, se trata de cuatro mil 500 toneladas de salmones en descomposición que fueron lanzados al mar a mediados de marzo pasado.

Sin embargo, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) descartó que exista relación entre la “marea roja”, que comenzó a mediados de enero de este año, y el vertimiento de los desechos de la industria del salmón en marzo pasado.