Aplicaciones de rastreo de COVID-19, un riesgo para los DDHH: HRW

Las aplicaciones de localización móvil para rastrear y combatir el coronavirus (COVID-19) podrían introducir medidas encubiertas de vigilancia de la ciudadanía, violando derechos humanos, bajo el ...

Las aplicaciones de localización móvil para rastrear y combatir el coronavirus (COVID-19) podrían introducir medidas encubiertas de vigilancia de la ciudadanía, violando derechos humanos, bajo el argumento de asuntos de salud pública, advirtió Human Rights Watch (HRW).

En un comunicado difundido este jueves, la organización defensora de derechos humanos destacó que el monitoreo de la nueva cepa de coronavirus puede desembocar en medidas desproporcionadas contra la sociedad civil. Principalmente, ante las posibilidades de geolocalización que proporcionan los teléfonos móviles.

Los derechos a la privacidad se podrían encontrar bajo amenaza frente a estas nuevas iniciativas fundamentadas en el uso de la tecnología. Por ello, Human Rights Watch ha exhortado a los gobiernos a evaluar los riesgos para los derechos humanos.

La organización ha puesto como ejemplo las prácticas de China, Israel y Estados Unidos en el desarrollo de dispositivos de monitoreo de los ciudadanos. Ante dichos antecedente, los activistas han hecho un llamado a no poner en riesgo las garantías de la población a nivel mundial.

“Si bien establecer algunas restricciones a los derechos puede ser justificable durante una emergencia de salud pública, a las personas se les está pidiendo que sacrifiquen su privacidad y entreguen datos personales para tecnologías que no han sido probadas”, señaló Deborah Brown, investigadora de derechos digitales de HRW.

El principal riesgo para la ciudadanía con el uso de estas tecnologías en desarrollo es justamente la falta de pruebas que sustenten su efectividad para atender la emergencia de salud. Además, “cuando se recurre a la vigilancia, por lo general, se va demasiado lejos”, advirtió Human Rights Watch.

No sólo los derechos relacionados con la privacidad están en riesgo durante la pandemia de coronavirus (COVID-19), también la libre circulación, así como las libertades de expresión y asociación. “Esto es especialmente problemático cuando no existen límites transparentes ni significativos”, destacó la organización.