Afirma Movimiento Ciudadano que deuda para Jalisco no es capricho

El financiamiento solicitado por el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, por 6 mil 200 millones de pesos a un plazo de 20 años, no será para proyectos sociales sino dirigido obras de mu...

El financiamiento solicitado por el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, por 6 mil 200 millones de pesos a un plazo de 20 años, no será para proyectos sociales sino dirigido obras de municipios, aplazados por la atención a la pandemia de COVID-19, explicó en conferencia el diputado de Movimiento Ciudadano Ricardo Rodríguez Jiménez.

Detalló que la solicitud fue una decisión de la Mesa de Reactivación Económica, que integran empresarios, sindicatos, académicos, diputados y autoridades. Descartó que el endeudamiento para el estado fuera una decisión unilateral.

Argumentó que la petición de deuda respondió a una necesidad urgente de los sectores del estado representados en la mesa, debido a que se proyecta que la pandemia podría provocar la pérdida entre 120 mil y 200 mil empleos en la entidad,

“La diferencia es que se está solicitando este financiamiento por parte de la sociedad civil organizada, lo está pidiendo para enfrentar la pandemia y no es por caprichos de un partido político. Volver a arrancar es prácticamente imposible sin un financiamiento”, afirmó.

Agregó que no sólo se gastará en proyectos del gobierno estatal, sino en detonar infraestructura social.

Rodríguez Jiménez respondió así a las críticas de Morena y el PRI que cuestionaron el uso de los recursos. Explicó que los cuestionamientos de la oposición respecto de la falta de proyectos específicos en el proyecto de deuda, es infundada.

“Hay 3 mil 600 millones de pesos en infraestructura económica, social y de reactivación, para proyectos que ya existían pero tuvieron que parar y destinar esos recursos a la pandemia de COVID-19 y no queremos dejarlos a la deriva”, sostuvo el legislador naranja.

Agregó que se contempla la construcción de puentes, caminos, malecones, saneamiento y abastecimiento de agua, mercados municipales, unidades deportivas y hospitales. Además, se destinarán 2 mil 600 millones a proyectos productivos.

Entre ellos empedrados que deberán hacerse con materiales y mano de obra local. La Mesa de Reactivación Económica no solicitó programas sociales y además de la deuda de 6 mil 200 millones de pesos, el gobierno estatal aportará 2 mil millones para programas de reactivación financiados con recursos propios.

Insistió que la inversión en obra pública está basada en una matriz ingreso-producto del Inegi demuestra la mejor manera de multiplicar la inversión de un gobierno es destinar recursos a este rubro.

“Meter 6 mil 200 millones en obra pública implica que a la sociedad le estén llegando 9 mil millones de pesos que provocan ciclos económicos positivos”, destacó Rodríguez Jiménez.

De acuerdo con cálculos de diputados de oposición, debido a los intereses del financiamiento, Jalisco pagará el doble de la cantidad solicitada, poco más de 12 mil millones de pesos, un tercio más del beneficio que se obtendrá.

El legislador de Movimiento Ciudadano atribuyó a la falta de recursos federales para enfrentar la pandemia de COVID-19, parte de los motivos que llevaron a la entidad a pedir un nuevo financiamiento y elevar su deuda a más de 30 mil millones de pesos.

“No culpamos al gobierno federal, nos han dejado solos desde el punto de vista presupuestal, toda la atención a COVID-19 ha salido con recursos de Jalisco”, indicó.