Pronostican fuerte temporada de ciclones en Puerto Rico

Entre la pandemia y los daños del fuerte terremoto registrado en enero de este año, se avecina un nuevo enemigo para Puerto Rico, una temporada de ciclones sumamente activa, pronosticó el meteoról...

Entre la pandemia y los daños del fuerte terremoto registrado en enero de este año, se avecina un nuevo enemigo para Puerto Rico, una temporada de ciclones sumamente activa, pronosticó el meteorólogo experto Ernesto Morales.

Según el especialista perteneciente al Servicio Nacional de Meteorología en San Juan, la temporada ciclónica será inminente y reportará mucha actividad, como consecuencia de la elevada calidez de las aguas del Océano Atlántico.

“Por ejemplo, las aguas del océano están más cálidas de lo normal, se espera el desarrollo del fenómeno de La Niña en el Pacífico y en el área de África”, explicó Morales durante una entrevista con el diario Primera Hora.

"Estamos en el pasillo de los huracanes, estamos bien vulnerables. Tuvimos los temblores y ahora el coronavirus. El momento es ahora para hacer el plan familiar, no esperemos a que entremos a la temporada pico", detalló el investigador y exhortó a la población puertorriqueña a prevenir.

Según estimaciones del servicio meteorológico local, la temporada ciclónica en Puerto Rico comenzará el 1 de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre. De hecho, ya se registró una primera tormenta en días recientes. “Arthur”, como se llamó al ciclón, azotó la isla con vientos de 96 kilómetros por hora.

Puerto Rico ha enfrentado una gran cantidad de fenómenos naturales de gran magnitud desde los primeros días del año en curso. En enero, un sismo de magnitud 6.0 se registró a 1.4 kilómetros de Guánica, generando daños severos en las viviendas de la población.

De igual forma, el pasado 2 de mayo, un sismo de magnitud 5.2 fue reportado con epicentro a 11 kilómetros al sureste de Tallaboca. Dicho movimiento telúrico también generó daños y colapsó estructuras que ya estaban dañadas, de acuerdo con la red sísmica de la isla.

A todos estos desastres se suma la pandemia de coronavirus. En toda la isla, se ha registrado un total de dos mil 805 casos de COVID-19 y 124 fallecimientos, mientras que no hay noticias de pacientes dados de alta. En este panorama, el gobierno estadounidense no ha emitido posicionamientos de apoyo o respaldo a la región.