Argentina contempla extender plazo para canje de su deuda

El Gobierno argentino contempla extender el plazo para pagar intereses de bonos por 500 millones de dólares y también para acordar una reestructuración por 66 mil millones de dólares con los grand...

El Gobierno argentino contempla extender el plazo para pagar intereses de bonos por 500 millones de dólares y también para acordar una reestructuración por 66 mil millones de dólares con los grandes fondos de inversión, que rechazaron hasta ahora la propuesta original y presentaron tres contraofertas.

Argentina puede pedir más tiempo para renegociar deuda más allá del viernes 22 de mayo, cuando termina una primera extensión del tiempo dado a acreedores para adherir a un canje, admitió el Ejecutivo.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que hay una alta probabilidad de que sea extendido el plazo de negociación de la deuda, ya que en cuatro días vence el plazo para pagar intereses de bonos por 500 millones de dólares y, al mismo tiempo, sería el último día para acordar una reestructuración o canje de títulos por 66 mil millones de dólares.

Argentina confía en que el buen tono de la negociación permitirá que la comisión bursátil norteamericana (SEC) acepte ampliar otra vez los plazos, como lo hizo el 8 de mayo, día del primer vencimiento para el canje. "Extender el plazo es solo una simple resolución. Estamos en un proceso en que ambas partes estamos trabajando para lograr un acuerdo", según Guzmán.

Sostuvo que el diálogo con los acreedores continúa y las tres contrapropuestas presentadas el viernes pasado por los bonistas están actualmente en análisis y evaluación.

El gobierno propuso un plazo de gracia de tres años sin pagos y sendas quitas de capital, de un 5.4 por ciento, y de intereses, de 62 por ciento, con una tasa promedio de 2.25 por ciento para nuevos bonos a madurar entre 2030 y 2047, una oferta que ya fue rechazada.

La deuda bajo legislación extranjera es menos de la quinta parte del total de compromisos soberanos de Argentina, pero tiene valor estratégico porque es susceptible de abrir litigios ante tribunales internacionales.