“La Ciénega de las Garzas” inicia temporada en La Capilla

Una exploración de cómo el entorno puede afectar lo más privado, la familia, es el hilo conductor de la puesta en escena “La Ciénega de las Garzas”, que bajo la dirección de Alberto Lomnitz inició...

Una exploración de cómo el entorno puede afectar lo más privado, la familia, es el hilo conductor de la puesta en escena “La Ciénega de las Garzas”, que bajo la dirección de Alberto Lomnitz inició temporada en el Teatro La Capilla, de esta capital.

Sobre este trabajo, Lomnitz explicó que la violencia afecta a todos no solo a quien tiene un pariente desaparecido o tiene un niño que se ha vuelto sicario o ha sido secuestrado, le afecta igualmente el vivir en este entorno.

“La inseguridad genera una psicosis y de eso trata la puesta en escena a través de la familia que aparece en esta historia”, precisó el director en entrevista con Notimex.

Detalló que en la obra narra la historia de una pareja que vive feliz con su hija de seis años, sin embargo, la psicosis generada por el miedo, de manera sutil y amorosa, afecta finalmente las relaciones sentimentales.

“La Ciénega de las Garzas”, de la dramaturga Camila Villegas, cuenta con las actuaciones de Teté Espinoza, Harif Ovalle, Majo Vallejo/ Valentina Rivera, quienes alternan funciones.

La historia se desarrolla en el hogar de una familia conformada por Eleazar e Irene, junto con su hija Amelia, que viven momentos felices y en armonía.

Sin embargo, los papás guardan un secreto a su hija sobre el tío que falleció a causa de la violencia, así que por miedo a que le pudiera pasar algo a su hija como sucedió con su hermano, Amelia evita que su hija vaya a la escuela.

La situación solo duró casi una semana, pues en una ocasión Eleazar se le olvidó algo y regresó a su casa, al llegar le causó sorpresa ver a su hija, cuidando los huevos de ave que se había encontrado.

El montaje es un conjunto de recursos como la música, títeres y metáforas escénicas, los cuales se proponen interpretar y pensar el contexto actual del país desde la intimidad de la familia.

Construido con un texto que se apoya en la metáfora de las garzas en la Ciénega, la música de Leo Soqui y la sensibilidad de los actores, acerca a una familia donde el miedo ha sido mediador de su rutina y alegrías.