Ocupación israelí complica combate al COVID-19 en Palestina

La ocupación israelí en Palestina complica de manera mayúscula cualquier dificultad que el país de Medio Oriente pueda tener, como la emergencia sanitaria por COVID-19.

La ocupación israelí en Palestina complica de manera mayúscula cualquier dificultad que el país de Medio Oriente pueda tener, como la emergencia sanitaria por COVID-19.

Así lo explicó en entrevista exclusiva con Notimex el embajador de Palestina en México, Mohamed Saadat, quien aseguró que sus connacionales han requerido una gran disciplina y control de las medidas de aislamiento social para garantizar que el virus no se disperse hasta contagiar a toda la población.

“Nuestras dificultades tienen que ver con la infraestructura. Con la ocupación nosotros no tenemos los equipos necesarios para tratar muchas enfermedades, como el cáncer, enfermedades que tienen que ver con los riñones o el corazón”, indicó el diplomático.

Esto provoca que las autoridades sanitarias se vean imposibilitadas de adquirir equipos médicos especializados y, en cambio, desembolsan grandes cantidades de dinero para enviar a otros países a los pacientes más delicados.

“Nosotros nos apoyamos principalmente con Jordania, con Egipto, con algunos países europeos, depende del caso, pero principalmente con Jordania y Egipto”, apuntó Saadat.

Los países de apoyo no son casualidad, sobre todo en el caso de Jordania, país que ha declarado su apoyo público a Palestina en varias ocasiones y, más recientemente, alertó que si Israel se anexa Cisjordania, lo que golpearía aún más a Palestina, su país y otros van a responder.

Cuando se presentaron los primeros casos de COVID-19 en Palestina, a principios de marzo, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) constituyó un equipo de emergencia encabezado por el primer ministro Mohammad Shtayyeh.

“Se tomaron acciones muy fuertes en Palestina, por ejemplo, el cierre de ciudades, y no se permitió el movimiento dentro de las ciudades ni entre éstas; cerraron las universidades, los mercados. Sólo se permitió el movimiento para garantizar las actividades más importantes”, anotó el embajador.

La población acató las medidas sin oponer resistencia, lo que permitió que no se expandiera el virus tan rápidamente como se observó en otras partes del mundo, principalmente en Estados Unidos y Europa.

“Las medidas que se tomaron en Palestina tuvieron un gran apoyo por parte de nuestra sociedad. Hubo una gran colaboración y disciplina entre el pueblo, la autoridad palestina, los partidos, todos los sectores sociales”, consideró Saadat.

Las medidas de confinamiento y aislamiento social se planearon inicialmente para realizarse entre el 5 de marzo y el 5 de abril, pero luego se ampliaron hasta el 5 de mayo. Ahora, en medio del caos y conflicto que representa la relación con Israel, las autoridades volverán a analizar si es necesario ampliar las medidas de aislamiento.

Al mismo tiempo, la Autoridad Nacional Palestina creó un fondo de financiamiento con la participación de bancos y empresarios para enfrentar la pandemia de COVID-19.

También la comunidad internacional mostró su solidaridad y las autoridades palestinas se prepararon para recibir ayuda de colaboradores como China, la Unión Europea, Qatar, Turquía, Malasia, Arabia Saudita, Malta, entre otros.

México y Palestina

El embajador de Palestina se expresó con mucho cariño de México, además de considerar que la relación con este país es excelente y existe una estrecha amistad entre los pueblos palestino y mexicano.

“México es un país que apoya nuestros derechos, apoya los derechos de los dos Estados, rechaza la construcción de asentamientos, rechaza la anexión de territorios, los considera como un territorio ocupado”, dijo el representante diplomático.

Además, reconoció que nuestro país votó a favor del reconocimiento de Palestina como Estado observador en las Naciones Unidas y del izamiento de su bandera en el organismo internacional.

“La relación nuestra con México es una buena relación. Tuvimos proyectos, antes de la pandemia, de hacer colaboraciones de educación con la Secretaría de Gobernación y experiencias aduaneras, además de colaboraciones en agricultura”, explicó Saadat.

Aunque los proyectos se han detenido debido a la crisis sanitaria, confía en que se reanudarán en cuanto sea posible el regreso a la nueva normalidad.

Reivindicando la experiencia que tanto el pueblo mexicano como el palestino tienen en la lucha por su soberanía, Saadat hizo hincapié en la amistad fraternal que une a ambas naciones.

“Aprovecho, antes de terminar, para hacer llegar un mensaje a todo el pueblo mexicano y expresar nuestra solidaridad, como hizo la ministra de Salud, que mandó un mensaje de solidaridad con México por la pandemia.

"Tenemos mucha seguridad de que México superará esta pandemia muy pronto y esperamos que se haga un intercambio de experiencias en este sentido. Y hago énfasis en la solidaridad de nuestro pueblo, de nuestro gobierno y nuestro presidente con México, con el pueblo mexicano y con el presidente”, afirmó el embajador.

“Apoyamos todas las medidas que están tomando para proteger al pueblo mexicano, que es un pueblo muy querido para nosotros. En Palestina quieren mucho al pueblo mexicano, es un pueblo solidario con nuestra causa, un pueblo al que no le gusta la injusticia y siempre se mueve en contra de todas las acciones injustas. Toda nuestra solidaridad y nuestros deseos de bienestar para el pueblo”, abundó.Nota relacionada:

Anexión de Cisjordania, golpe a solución de dos Estados