"Pensaba que yo no me contagiaría de COVID-19"

Jorge trabaja como albañil desde hace más de 20 años, un oficio que aprendió y el cual hasta hace dos semanas, le daba la oportunidad de llevar el sustento a su hogar.

Jorge trabaja como albañil desde hace más de 20 años, un oficio que aprendió y el cual hasta hace dos semanas, le daba la oportunidad de llevar el sustento a su hogar.

Desde el 16 de marzo, fecha en que se registró el primer contagio de COVID-19 en Sonora, Jorge detectó una reducción en su carga laboral, después de dos semanas tuvo que comenzar a buscar clientes por su propia cuenta.

Hace una semana y media comenzó con un malestar general, que después se convirtió en crisis de tos, fiebre y dolores de cabeza que lo han hecho pensar incluso en la muerte.

Las autoridades sanitarias le practicaron la prueba de COVID-19 a la cual dio positivo, desde entonces permanece aislado en una habitación, distante de su esposa e hijo de nueve meses.

“Yo no creía, pensaba que a mí no me iba pegar”, comenta Jorge mostrando dificultades para hablar a causa de la tos que le ha provocado el conocido virus epidemiológico.

Como cualquier día, Jorge salió de casa a buscar trabajo y escéptico a la enfermedad no tomó medidas preventivas, hizo caso omiso al uso obligatorio de cubrebocas en espacios públicos y regresó ese día a casa sin saber que habría adquirido el virus que mantiene en cuarentena al planeta entero.

Su esposa Fabiola fue quien dio aviso a las autoridades sanitarias para que le practicaran la prueba, al realizarla, le prometieron que volverían para hacerle el examen a ella y al menor, pero hasta el momento no han sido diagnosticados.

Según cuenta Fabiola vía telefónica, su esposo requiere hospitalización, aunque él asegura que ya va saliendo de la enfermedad.

Afortunadamente, comenta la esposa, ni ella ni el bebé presentan síntomas, sin embargo, requieren una serie de inyecciones para el tratamiento de Jorge y además del sustento que dejaron de recibir desde que comenzaron sus síntomas.

Desde que comenzó este trágico episodio familiar, Fabiola comenzó a adoptar medidas preventivas, por lo que solicitó a la sociedad de Sonora no confiarse y protegerse para evitar futuros contagios.