Crisis por COVID-19, oportunidad para cumplir desarrollo sostenible: ONU

Amina Mohammed, secretaria general adjunta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), consideró que la propagación de la pandemia por el nuevo coronavirus podría y debería impulsar los esfu...

Amina Mohammed, secretaria general adjunta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), consideró que la propagación de la pandemia por el nuevo coronavirus podría y debería impulsar los esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Entre esos objetivos destaca que se debería erradicar la pobreza, crear un mundo más igualitario y pacífico y proteger el planeta; asimismo dijo estar preocupada respecto a la desigualdad que se ha desatado en la emergencia sanitaria, a la que se une una urgencia humanitaria y una crisis de desarrollo.

“Estas emergencias están agravando las desigualdades que ya existían previamente. En las economías avanzadas vemos mayores tasas de mortalidad entre los grupos ya de por sí marginados. Y la crisis afectará aún más a las poblaciones vulnerables en los países en desarrollo”, comentó para ONU Noticias.

Mohammed mencionó que para que las personas puedan salir de la pandemia será necesaria la solidaridad como sociedad, y que además se deben reforzar los sistemas de salud más vulnerables y los sistemas de protección social, con la finalidad de atenuar el impacto económico.

Al respecto, el Fondo Monetario Internacional prevé una brusca contracción económica de un -3% durante este año, por lo que la Organización Internacional del Trabajo advierte que alrededor de mil 600 millones de trabajadores de la economía informal, es decir, casi la mitad de la fuerza de trabajo mundial, corren el peligro de que se destruyan sus medios de vida.

“Todo esto contribuirá a aumentar las tasas de pobreza. De hecho, el Banco Mundial estima que unos 49 millones de personas podrían volver a caer en la pobreza extrema”, advirtió la secretaria general.

Por lo anterior, indicó, a nivel mundial se deben disponer de los instrumentos y recursos necesarios para dotar del suficiente margen presupuestario y los recursos que sostengan los ingresos de las personas más pobres, además se deben proteger a las comunidades más vulnerables.

Esto se puede lograr aumentando la cobertura de los servicios básicos y generando empleos verdes para una recuperación ecológica.

De acuerdo con la secretaria general de las Naciones Unidas, las mujeres ocupan la primera fila en esta crisis, es decir, encuentran soluciones innovadoras y se enfrentan a la pandemia en calidad de líderes políticas; pero por otro lado, son un sector vulnerable debido a los bajos ingresos ya que representan casi el 60% de la economía informal y esto las pone en una situación vulnerable.

Pero este no es el único problema al que se enfrentan, sino también a la violencia, porque se ha visto que el quedarse en casa propicia, en algunos casos, al incremento de violencia doméstica. Por ello, la especialista dijo que los gobiernos deben trabajar para reforzar la igualdad de género y los derechos de la mujer.

Mohammed mencionó con respecto al medio ambiente, que se calcula que las emisiones mundiales disminuirán alrededor del 6% durante la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la recesión económica e industrial como resultado de esta no sustituyen a una acción climática duradera.

“Si ahora se emprenden las inversiones adecuadas para acelerar la descarbonización de las economías mundiales, las economías pueden llegar a crecer y crearse puestos de trabajo si los combinamos con una acción climática de gran alcance. Necesitamos una acción climática constante que dure muchos años para cumplir los objetivos del Acuerdo de París”, resaltó la especialista.

Por último, destacó que es posible transformar la crisis en un elemento catalizador para alcanzar los objetivos y reducir las desigualdades, ya que se deben tratar las vulnerabilidades y fragilidades que se han evidenciado durante esta pandemia.

Esto significa que se debe trabajar en la falta de inversión en salud y protección social, las desigualdades mundiales y locales, la amenaza climática y la degradación de las estructuras democráticas que son básicas para proteger los derechos y garantizar la cohesión social.

“Esta crisis nos ha demostrado que si hay voluntad política y unidad de criterio se pueden lograr cambios a gran escala. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible ya no son un conjunto de metas a las que se aspira en un futuro lejano. Son lo mínimo que necesitamos para garantizar un mundo más seguro, justo y sostenible para todo el mundo.

“Si los líderes de todas las sociedades dan el mismo nivel de importancia y urgencia a la lucha contra la pobreza, el hambre y el cambio climático, conseguiremos alcanzar el éxito durante esta Década de Acción para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, concluyó Mohammed.