Corea del Norte reduce restricciones por COVID-19 a diplomáticos

Corea del Norte disminuyó hoy sus restricciones a los diplomáticos extranjeros, quienes ahora pueden visitar áreas fuera de los distritos residenciales.

Corea del Norte disminuyó hoy sus restricciones a los diplomáticos extranjeros, quienes ahora pueden visitar áreas fuera de los distritos residenciales.

En tanto, analistas anotaron que el líder norcoreano Kim Jong-un ha registrado una nueva ausencia de actividades públicas, la cual suma a este martes 20 días.

La embajada rusa informó que el ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte ahora permite a los diplomáticos extranjeros visitar una serie de grandes almacenes en esta capital, la cual sigue sin informar de contagios por el nuevo coronavirus.

Corea del Norte ha frenado el comercio con China y Rusia desde principios de este año para evitar que el nuevo coronavirus se propague en su territorio, y afirma que no ha habido casos en la nación.

Mientras tanto, se destacó que los movimientos de Kim no se han informado en los medios estatales desde el 2 de mayo, cuando la Agencia Central de Noticias (KCN) publicó fotos que lo muestran en la inauguración de una fábrica de fertilizantes.

Después de rechazar los rumores sobre el estado de salud de Kim, Corea del Sur indicó en abril que este podría estar bajo medidas preventivas contra el virus, abundaron que la desinformación respecto a la situación del líder norcoreano incluso ha impactado a la economía global.

En medio de la pandemia, la economía de Corea del Norte aparentemente se ha enfrentado a una grave recesión a medida que el comercio con China, su aliado más cercano e influyente en términos económicos, se ha estancado, informó la agencia de noticias Kyodo.

Ante los crecientes temores sobre la escasez de alimentos y las necesidades diarias, las compras de pánico se extendieron en Pyongyang, según este medio.

Por otra parte, a principios de mayo, Rusia aseguró que envió 25 mil toneladas de trigo en ayuda humanitaria a Corea del Norte. A principios de febrero, la nación asiática comenzó a implementar medidas estrictas sobre los diplomáticos extranjeros y el personal de organizaciones internacionales.