Demandan a Bolivia prevenir violencia a comunidad LGBT+ en pandemia

El gobierno de Bolivia debe asegurarse de que las medidas adoptadas para enfrentar la pandemia de coronavirus no agraven las desigualdades que enfrenta la comunidad LGBT+, solicitó hoy la Defensoría...

El gobierno de Bolivia debe asegurarse de que las medidas adoptadas para enfrentar la pandemia de coronavirus no agraven las desigualdades que enfrenta la comunidad LGBT+, solicitó hoy la Defensoría del Pueblo.

Además, en el marco del Día internacional contra la homofobia, la transfobia y la bifobia, el organismo consideró que la administración de Jeanine Áñez debe sensibilizar a los elementos de las fuerzas armadas y de la policía para prevenir actos de violencia y discriminación contra esta población.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, con corte al sábado 16 de mayo, en Bolivia hay tres mil 826 contagios confirmados de COVID-19, además de que se acumulan 165 fallecimientos.

Las personas LGBT+ enfrentan desigualdades y barreras estructurales, las cuales no deben ser agravadas por las medidas adoptadas durante la emergencia sanitaria, señaló Nadia Cruz, titular de la Defensoría.

“(El gobierno debe) hacer frente a la violencia y la discriminación con las que se enfrentan las personas por causa de su orientación sexual o identidad de género”, apuntó Cruz.

“Además debe sensibilizar y capacitar al personal de la Policía Boliviana y de las fuerzas armadas sobre identidad y expresión de género para prevenir actos de discriminación y violencia en los controles durante la emergencia sanitaria”.

El Estado boliviano, señaló la defensora, debe cumplir con las recomendaciones que lo exhortan a redoblar esfuerzos para combatir la discriminación y la violencia contra personas lesbianas, gay, bisexuales, transgénero, queer e intersexuales, además de garantizar que se investiguen y sancionen esos actos.

La Defensoría recordó que la constitución política de Bolivia y la ley 45, contra el racismo y toda discriminación, prohíben y sancionan toda forma de discriminación fundada en razones de orientación sexual e identidad de género.

También aseguró que la laicidad del Estado boliviano, consagrada en la carta magna, implica a los derechos sexuales y reproductivos, las reivindicaciones de género y las posibilidades de cambiar estructuras para poder crear condiciones sociales y culturales favorables a las personas con diversa orientación sexual e identidad de género.