Nueva York mantiene tendencia a la baja de pandemia; ampliará pruebas

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, informó este domingo que el estado mantiene a la baja los principales indicadores sobre la pandemia y amplió las pautas estatales sobre quiénes pueden hac...

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, informó este domingo que el estado mantiene a la baja los principales indicadores sobre la pandemia y amplió las pautas estatales sobre quiénes pueden hacerse la prueba de coronavirus.

Cuomo dijo que en el último día fallecieron 139 neoyorquinos por COVID-19, la cifra más baja desde finales de marzo. El número total de hospitalizaciones también ha disminuido, pues el sábado hubo cinco mil 897 pacientes en hospitales, frente a seis mil 220 el viernes.

De acuerdo con el gobernador, el número promedio de nuevos pacientes hospitalizados en los últimos tres días disminuyó a 374, en comparación con los 400 previos promediados.

El mandatario llamó a la población a hacerse la prueba de coronavirus para acelerar la reapertura del estado y afirmó que ahora se tiene más capacidad de prueba y sitios de aplicación. También anunció una asociación con la iniciativa privada para este fin.

Sobre la ampliación de pautas para aplicación de pruebas, Cuomo dijo que ahora podrán hacérsela los neoyorquinos que hayan sido autorizados para volver a trabajar en la primera fase del plan de reapertura del estado: trabajadores de construcción, paisajismo, fabricación y venta minorista con entrega en las aceras.

Hasta este domingo son cinco de 10 las regiones del estado que ya están reabriendo sus economías, al cumplir con todos los requisitos del gobernador. Entre los criterios están la disminución sostenida de muertes y contagios, así como de hospitalizaciones.

Por su parte, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, anunció que las playas del estado no serán abiertas para el Día de los Caídos, como es tradición cada 25 de mayo.

También pidió a los ciudadanos de la Gran Manzana no llenar las playas de la ciudad. Actualmente solo se permite a las personas estar en la arena debido a las altas temperaturas de la temporada, pero el alcalde dijo que la policía estará vigilando dichas áreas para evitar el hacinamiento y las reuniones.