Reino Unido y el futuro de su relación con UE tras el Brexit

Eclipsado por la gravedad de la emergencia sanitaria del COVID-19, prioridad del mundo, este es un año crucial para las relaciones de Reino Unido con la Unión Europea, tras la salida del país de di...

Eclipsado por la gravedad de la emergencia sanitaria del COVID-19, prioridad del mundo, este es un año crucial para las relaciones de Reino Unido con la Unión Europea, tras la salida del país de dicha comunidad económica y política.

Las negociaciones pos-Brexit, que se reanudaron esta semana sin avances significativos, tienen el objetivo de ajustar las reglas comerciales y políticas entre la UE y Reino Unido. Cada entidad ha puesto sus propios intereses sobre la mesa; algunos más sensibles y ríspidos que otros.

Las conversaciones han tenido momentos de tensión. La fecha límite de la negociación es el 31 de diciembre, en caso de no aprobarse una prolongación del plazo, por lo que un sector de la opinión pública internacional ha considerado que la relación está en riesgo si ambas partes no se ponen de acuerdo antes del límite.

Tras la segunda ronda de reuniones el 24 de abril, el negociador de la Unión Europea, Michel Barnier, declaró que considera que Reino Unido ha frenado las discusiones en áreas clave para el bloque comunitario, pero que al mismo tiempo el país se ha negado a prolongar el tiempo de la transición.

Sobre el futuro del acuerdo, la embajadora de Reino Unido en México, Corin Robertson, mencionó en una reciente entrevista con Notimex que sigue siendo objetivo de Reino Unido lograr un acuerdo para la fecha límite del 31 de diciembre.

“Han sido bastante difíciles los últimos meses para ambos lados con la prioridad de la emergencia sanitaria. El coronavirus ha dificultado las negociaciones, pero éstas siguen de manera remota y es una muestra sobre cómo ha cambiado la forma de trabajar por la pandemia”, declaró la representante de Reino Unido.

“Lo que estamos aprendiendo de esta emergencia es que la cooperación y relaciones internacionales son más importantes que nunca. Por eso necesitamos certidumbre sobre la futura relación con la Unión Europea. Las cosas siguen a pesar de las dificultades”, expuso Robertson.