Lucha contra COVID-19 en Italia, caminar sobre territorio inexplorado

Para Italia, como para el resto del mundo, la veloz propagación del virus SARS-CoV-2 fue una experiencia inédita que impuso definir el rumbo un día a la vez, explicó el embajador del país mediter...

Para Italia, como para el resto del mundo, la veloz propagación del virus SARS-CoV-2 fue una experiencia inédita que impuso definir el rumbo un día a la vez, explicó el embajador del país mediterráneo en México, Luigi de Chiara.

En entrevista con Notimex, el diplomático detalló cómo fue que Italia delineó las estrategias frente al enemigo invisible. Según dijo, hay quienes comparan la crisis por COVID-19 con la experiencia de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, en su opinión este episodio histórico se perfila como un relato sumamente distinto y del que han surgido consecuencias tanto negativas como positivas.

En Italia se siguió el distanciamiento social y el aislamiento como medidas básicas de prevención. Además, las autoridades trabajaron arduamente para preparar al sistema de salud para atender la emergencia que, conforme pasaban los días, se veía que llegaría con más fuerza.

En ese sentido, el embajador destacó que uno de los grandes aprendizajes a compartir con el mundo es la importancia de invertir en el sector salud siempre, si se desea tener a la población protegida.

De hecho, su país ha fortalecido las instituciones sanitarias desde la Segunda Guerra Mundial y el gobierno ha buscado que la cobertura de los servicios de salud sea total tanto para ciudadanos italianos como para extranjeros. Este fue uno de los pilares para atender y entender la crisis.

De acuerdo con de Chiara, Italia no habría logrado aplanar la curva de evolución de la pandemia si no hubiera sido por la colaboración de sus ciudadanos. Él mismo se sorprendió, externó, por la forma en que la población siguió las medidas de distanciamiento social y sanitarias.

“A pesar de que podría pensarse que los italianos no somos muy disciplinados, en esta ocasión no deja de sorprenderme la forma en que todos contribuyeron al seguir los protocolos”, destacó de Chiara, a la vez que subrayó que en esa “nueva normalidad” podrán observarse cambios positivos en los valores del país europeo.

Gracias a esa disciplina, Italia comenzó un periodo de prueba en la reapertura del país tras dos meses de aislamiento. Ahora, “las y los italianos podrán comenzar a disfrutar con mayor felicidad momentos tan simples como salir a comprar un libro”, aplaudió el diplomático.

La fase de prueba también espera convertirse en un alivio para la población que espera con ansias volver a trabajar y reanudar sus actividades económicas. No obstante, de Chiara comentó que aún existe un optimismo moderado, pues, como se mencionó anteriormente, el combate a la pandemia ha sido un aprendizaje sobre la marcha.