Organización pide crear plan de reinserción social tras Ley de Amnistía

Ante la carencia de un plan emergente de atención a personas privadas de la libertad próximas a salir en estados del país, la organización CEA Justicia Social planteó algunas acciones urgentes pa...

Ante la carencia de un plan emergente de atención a personas privadas de la libertad próximas a salir en estados del país, la organización CEA Justicia Social planteó algunas acciones urgentes para la reinserción y restablecimiento de derechos de personas beneficiadas por la Ley de Amnistía.

De acuerdo con el documento “Propuestas para un Plan Emergente de Atención a Personas Privadas de la Libertad próximas a salir durante la pandemia del COVID 19”, tras la aprobación de la legislación el 20 de abril de este año, ningún estado se ha pronunciado por un plan emergente de reinserción social.

Lo anterior, pese a que el gobierno federal y al menos 18 entidades federativas decidieron revisar tres mecanismos jurídicos para liberar a las personas privadas de su libertad por delitos menores en los centros penitenciarios.

De éstas, 13 analizan o implementan el mecanismo de preliberaciones, siete están impulsando iniciativas de ley de amnistía local, una el indulto y cuatro utilizan dos de los tres mecanismos; sin embargo, aún no hay un plan de atención inmediata para las personas que están por salir o ya salieron por la contingencia sanitaria.

En ese sentido, CEA Justicia Social propuso un plan basado en tres acciones principales: atención inmediata (0 a 30 días posteriores a la liberación); tención a corto plazo (30 a 90 días) y atención a mediano plazo (90 a 180 días).

En el primero, la propuesta es que en el instante en que una persona sea liberada, el gobierno tiene la tarea de restablecer los derechos lo más pronto posible: derecho a la salud, atención inmediata para la realización de pruebas por COVID-19 para las personas recién liberadas y sus familiares directos, y en caso de que resulten positivos dar atención médica.

Deben entregarse insumos básicos de limpieza personal. Dar seguimiento a personas con problemas de consumo de sustancias, así como el derecho a la movilidad, a la vivienda, a la alimentación y a la identidad con la entrega inmediata de la credencial de elector.

En el segundo punto señalan que las personas privadas de la libertad y sus familiares o redes de apoyo deberán ser vinculadas a los mecanismos de seguimiento y apoyo social y económico. Para lograrlo, no es necesario un presupuesto específico, sino vincularlas a los programas ya existentes.

Como tercera propuesta, indicaron que posterior al restablecimiento de los derechos básicos, y en el entendido de que ya habrá pasado el momento más crítico de la pandemia, se restablezcan tres derechos más: a la educación; al trabajo y a la cultura.