Líderes mundiales piden que vacuna contra COVID-19 sea gratuita

Un grupo de más de 140 líderes mundiales y expertos instó este jueves a garantizar que las vacunas, diagnósticos, pruebas y tratamientos contra COVID-19, se suministren de forma gratuita en todo e...

Un grupo de más de 140 líderes mundiales y expertos instó este jueves a garantizar que las vacunas, diagnósticos, pruebas y tratamientos contra COVID-19, se suministren de forma gratuita en todo el mundo.

A través de una carta abierta coordinada por ONUSIDA, demandó que todas las vacunas, tratamientos y pruebas estén exentas de patentes, se produzcan en serie, se distribuyan equitativamente y se pongan a disposición de todas las personas.

La misiva, en la que destacan figuras políticas y expertos, como el presidente de Sudáfrica y de la Unión Africana, Cyril Ramaphosa, advirtió que el mundo no puede permitirse monopolios y competencias que obstaculicen el mandato universal de salvar vidas.

Por ello, pidió una serie de compromisos concretos que garanticen que ésta sea asequible y esté a disposición de todo el mundo a la mayor brevedad posible.

Los tres compromisos fueron: asegurar el intercambio obligatorio de todos los conocimientos, datos y tecnologías relacionadas con la COVID-19 a nivel mundial, a fin de garantizar que cualquier nación pueda producir o comprar dosis asequibles de vacunas, tratamientos y pruebas.

Además, establecer un plan global de fabricación y distribución rápida que esté totalmente financiado por las naciones de altos recursos, y que garantice la transparencia “a precios de costo real” y suministros, de acuerdo con las necesidades.

Este punto, señaló la epístola, incluiría medidas urgentes destinadas a aumentar la capacidad de producción de las vacunas en cantidades suficientes, y capacitar y reclutar a millones de trabajadores sanitarios para distribuirlas.

El tercer compromiso es que se garantice que las vacunas, diagnósticos, pruebas y tratamientos se proporcionen gratuitamente a todos, priorizando el acceso a los trabajadores que estén en la primera línea, las personas más vulnerables y los países con menor capacidad para salvar vidas.

La nueva iniciativa global es apoyada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).