Diputados pedirán informes sobre consecuencias laborales de COVID-19

La Comisión de Salud de la Cámara de Diputados buscará establecer comunicación con las secretarías de Salud, Economía y del Trabajo y Previsión Social (STPS) para analizar las consecuencias eco...

La Comisión de Salud de la Cámara de Diputados buscará establecer comunicación con las secretarías de Salud, Economía y del Trabajo y Previsión Social (STPS) para analizar las consecuencias económicas y laborales de la pandemia.

Así lo informó la diputada de Morena Miroslava Sánchez Galván, presidenta de la Comisión,durante una reunión virtual de la junta directiva. Los legisladores de la instancia legislativa pedirán a la STPS diseñar protocolos para las empresas que reiniciarán actividades.

Sánchez agregó que al reinicio de la actividad económica los legisladores ”tendrán que ir a las empresas, instituciones e industrias para verificar que haya condiciones de seguridad para trabajadores”, precisó en comunicado.

Por otra parte, exhortarán a la Secretaría de Salud para agilizar la producción de vacunas y no depender solo de las compradas en el extranjero. Además, requerirán un informe sobre los equipos médicos que fueron comprados con dinero de la Cámara a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y cómo fueron distribuidos.

Al abordar la posible inclusión de la medicina tradicional como una opción para atender enfermedades en la Ley General de Salud, lo que podría dar certeza jurídica a quienes practican y recurren a ella, Sánchez precisó que aunque hay diversas propuestas su reconocimiento es limitado.

Explicó que tienen la determinación de generar un dictamen para que se reconozca plenamente con una regulación efectiva en la legislación nacional y coadyuvar “a preservar los conocimientos milenarios de los pueblos indígenas y brindarles servicios que mejoren su calidad de vida”.

En respaldo, el director de Medicina Tradicional y Desarrollo Intercultural de la Secretaría de Salud Federal, José Alejandro Almaguer González, dijo que en plena pandemia, no se pueden dejar de lado las prácticas tradicionales que responden a la realidad de comunidades rurales, donde no es fácil el acceso a los servicios de salud.