Transforman Oaxtepec en espacio para enfermos no graves de COVID-19

El Centro Vacacional Oaxtepec fue transformado para recibir 450 enfermos no graves de COVID-19, con el fin de evitar que contagien a las personas cercanas en los sitios donde habitan, informó el dir...

El Centro Vacacional Oaxtepec fue transformado para recibir 450 enfermos no graves de COVID-19, con el fin de evitar que contagien a las personas cercanas en los sitios donde habitan, informó el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Zoe Robledo Aburto.

El funcionario federal indicó que el lugar emblemático de la seguridad social tiene 225 cuartos en dos hoteles ejecutivos y cuatro familiares, en donde además albergarán, en las cabañas, las 150 personas, entre médicos, enfermeras y empleados de los diferentes servicios.

Robledo Aburto afirmó que no todas las personas contagiadas van al hospital, ya que cerca de 80 por ciento enfrenta la enfermedad de manera ambulatoria, en su casa. Por lo que a los contagiados se haría un estudio para establecer con quien y como pasaría los 14 días que estaría enfermo.

Pretenden detectar si "en su casa vive alguien con alguna comorbilidad como diabetes, o persona de la tercera edad, que si se llegase a contagiar se pondría muy grave. Aquí vamos a recibir a pacientes de COVID que no tienen síntomas graves, gente joven, sin otros padecimientos, para evitar que al ir a casa contagie a alguien más", puntualizó.

Aclaró que es una cuarentena voluntaria para quedarse en los hoteles donde hay internet, un cuarto de televisión, áreas para la resiliencia, horarios en que van a poder salir y tener actividades en el interior del centro vacacional, explicó Robledo Aburto.

Ofreció además la dotación de comidas, con personal del IMSS que atiende COVID, desde enfermeras, hasta quienes hacen la limpieza. Mencionó que otro objetivo es romper las cadenas de contagio y atender una parte a determinante sociales de la salud.

El hospedaje se ofrece para "alguien que vive en una casa y que no puede poner un baño exclusivo para quien está enfermo. Es algo que puede funcionar muy bien", reiteró.

Estamos hablando de 600 personas de las que tenemos que asegurarnos que estén muy bien atendidas. Los pacientes podrán ver al personal de salud, hablar con quienes los atiendan, los monitorean en sus síntomas para que sigan estables.

"Creemos que es una medida diferente para que los hospitales se concentren en las terapias intensivas, en los casos más graves, críticos, mientras aquí los no graves se recuperen en condiciones para que evolucionen y en caso de que tengan complicaciones hay un protocolo para su atención", apuntó.

Acompañado de otros funcionarios, establecieron que es un apoyo a las familias en general, para gente que ya tiene el virus, esté aislado de los familiares, para que no contagien.