“Este 10 de mayo es un día normal para mí, pues tengo que trabajar”

Después de su jornada de trabajo, la enfermera Maribel Ramírez Vázquez, quien labora en el hospital regional IMSS #1, nos invitó a su casa para realizar una entrevista para Notimex.

Después de su jornada de trabajo, la enfermera Maribel Ramírez Vázquez, quien labora en el hospital regional IMSS #1, nos invitó a su casa para realizar una entrevista para Notimex.

El Coronavirus ha cambiado su vida debido a que siente incertidumbre por lo que le pueda pasar, ya que existen personas que creen, y otras que no, en esta enfermedad.

“Tengo miedo de contagiar a mi familia, pues estoy en contacto con pacientes y temo llevar la enfermedad a la casa o ser portador asintomático y contagiar a mis seres queridos”, comentó.

Maribel dijo que en su trabajo se apegan a todas las medidas recomendadas como el uso frecuente de gel antibacterial, lavarse las manos, utilizar claro en las superficies, etcétera, mientras que cuando llega a su casa limpia, llaves, celular y sobre todo se quita el uniforme para lavarlo y después meterse a bañar.

“Estos días de cuarentena he laborado casi todos los días, mi jornada de trabajo es de dos de la tarde a 10 de la noche de martes a domingo y en realidad tengo muy poco tiempo para convivir con mis hijos Paola, de 14 años, y Leonor, de 5 años. Este Día de las Madres me toca laborar y lo voy a pasar como un día normal”, comentó.

“En la institución nunca nos dan el día, lo tengo que laborar, solamente que te lo pagan doble, pero es lo único que se hace en el IMSS”, añadió la enfermera.

Al cuestionarle sobre cuál sería su regalo perfecto, ella dijo que “termine esta epidemia y volvamos a la normalidad, a saludarnos, a abrazarnos y sobre todo quitarnos el cubrebocas, pues este no ayuda a saber exactamente cómo están las personas, pues sólo vemos sus ojos”.

Por otra parte, explicó que afortunadamente no ha sufrido algún tipo de agresión o discriminación en las calles, esto a pesar de que ha utilizado su uniforme de trabajo fuera del hospital.

Sin embargo, lamentó que en algunas partes de México sus colegas sean agredidos cuando lo único que buscan es salvar las vidas de sus pacientes durante esta contingencia sanitaria ocasionada por el Coronavirus.