Viven un Día de las Madres diferente debido al COVID-19

La señora Elvis Lugo es madre dos jóvenes de quienes se siente profundamente orgullosa, a diario enfrenta el riesgo de contraer el COVID-19 ya que trabaja en el Hospital General de Tijuana, nosocomi...

La señora Elvis Lugo es madre dos jóvenes de quienes se siente profundamente orgullosa, a diario enfrenta el riesgo de contraer el COVID-19 ya que trabaja en el Hospital General de Tijuana, nosocomio que fue reconvertido para solamente recibir a pacientes portadores del virus, ella al igual que muchas madres de familia vivirá el 10 de mayo de una forma muy diferente.

En entrevista para Notimex, la radióloga reconoció que tiene miedo de adquirir el virus y contagiar a sus hijos, ya que es testigo del gran número de pacientes que a diario ingresan afectados de sus pulmones.

“El miedo es a diario, cada día que pasa es una batalla librada. Estoy haciendo guardias de 12 horas, llego a mi casa y nadie me saluda, nos hemos puesto de acuerdo para no interactuar, pero mi hija es la que tiene más miedo porque poco antes de que iniciara la pandemia ella dio positivo para influenza H1N1”, expresó.

Elvis es la única que sale de su casa tanto a trabajar como a realizar las compras necesarias para su hogar, vive también con sus padres, por lo que ha extremado las precauciones para evitar contagios.

“Mi hija de 16 años estuvo internada en el Hospital General aproximadamente un mes antes de la pandemia, después siguió su tratamiento en casa y se recuperó, pero una vez que se empezaron a dar los casos de COVID-19 en la ciudad, ella empezó a sentir mucho miedo por lo mal que se sintió al contraer la influenza”, dijo.

Contó que su hijo, de 21 años de edad, también le ha manifestado el temor y preocupación que siente al saber que ella está en plena “línea de fuego”, sin embargo, ella los tranquiliza diciéndoles que mientras todos tomen las medidas de precaución el virus no tiene porque llegar a su casa.

“Cuando llego a nuestra casa todos se esconden, sé que tienen ese temor porque he visto cómo reaccionan, pero prefiero que sea así mientras dure esta pandemia porque sé que así estarán a salvo, yo tomo todas las medidas al igual que mis compañeros del hospital, es todo un ritual diario el que hacemos para ingresar, al igual que para salir”.

“Mis hijos saben que el virus existe y que es algo real, porque al igual que muchas personas, al principio hasta yo dudé de que fuera algo cierto porque no se habían dado casos en el hospital, pero una vez que fue reconvertido empecé a ver la cruda realidad”.

Dijo que este Día de las Madres es muy diferente, ya que usualmente cada 10 de mayo se reúne toda la familia para el festejo, sin embargo, con esta contingencia no realizarán su tradicional celebración.

A pesar de riesgo y de la preocupación que le genera a su familia, ella ha decidido seguir en el frente de batalla contra el COVID-19. “Al principio de todo esto mi mamá llegó a pasar tres noches sin poder dormir preocupada por mi salud, hablé con ella y le dije que iba estar bien, que ella tenía que dormir porque entonces las defensas se le podrían bajar y se puede enfermar de otra cosa”.

Refirió que, pese a los protocolos para quitarse el equipo de protección al salir del hospital, siempre está la incertidumbre de no saber si en alguna parte de la ropa pueda traer el virus, por ello al llegar a su casa inmediatamente se dirige al baño a ducharse y su ropa la coloca en una bolsa para aislarla del resto de prendas y enseguida procede a lavarla.

Destacó que el gran compañerismo al interior del hospital se ha reforzado a raíz de la contingencia, por lo que a pesar de enfrentar a diario el riesgo de estar rodeada de pacientes con el virus, se siente reconfortada.

“Es muy agotador, el traje de protección, es muy incómodo en estos tiempos de calor, todos los días salgo con dolor de cabeza de allí porque el cubrebocas no te permite respirar la cantidad de oxígeno que requieres, pero estamos muy unidos y nos echamos ánimos diciendo que vamos a salir de esta, hay muy buena vibra entre todos y me dan mucho orgullo mis compañeros desde los de intendencia hasta los médicos, camilleros y enfermeros”.

Con trece años trabajando en el hospital, expresó que nunca había visto una situación tan grave, ya que en las radiografías que realiza ha visto el daño que el virus causa a los pulmones de los pacientes que, en su mayoría, llegan ya afectados al nosocomio.

La radióloga Elvis Lugo envió una felicitación a todas las madres de familia que están trabajando en los hospitales del país, quienes dijo, están arriesgándose en favor de la salud de la ciudadanía, por lo que pidió a la población no relajar las medidas de aislamiento y de higiene.

“Todos nos extrañamos, todas queremos festejar este día tan especial, pero hay que dar la batalla para después poderla contar y ahí sí festejar”, expresó.