Grupo de Puebla rechaza maniobra militar para desestabilizar a Maduro

El Grupo de Puebla rechazó hoy en una declaración las acciones militares clandestinas actualmente en curso para desestabilizar al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

El Grupo de Puebla rechazó hoy en una declaración las acciones militares clandestinas actualmente en curso para desestabilizar al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

“Especialmente el intento de invasión que ocurrió en las primeras horas del 3 de mayo”, apuntó la fuerza progresista en un mensaje firmado por Dilma Rousseff, Fernando Lugo y Rafael Correa, expresidentes de Brasil, Paraguay y Ecuador, respectivamente, entre otros actores políticos de la región.

“Instamos a todos a condenar y repudiar cualquier acción militar contra Venezuela, lo que traería inestabilidad geopolítica a toda América Latina y sentaría un precedente extremadamente peligroso para las democracias de la región”, apuntaron.

La fuerza paramilitar invasora, que fue contratada por un asesor político de Juan Guaidó, buscaba practicar actos terroristas en Venezuela, secuestrar al presidente Maduro, asesinar a líderes de su gobierno, crecer la violencia en el país y generar caos y confusión entre la población, acusó el Grupo de Puebla.

“Es absolutamente inaceptable que, en el siglo XXI, América Latina siga siendo objeto de acciones ilegales, violentas y clandestinas, destinadas a promover cambios en el régimen político de algún país.

“También es inaceptable que, en medio de la mayor pandemia de los últimos 100 años, que ha traído una crisis sanitaria y económica muy grave al mundo y a América Latina, la prioridad de ciertos gobiernos y fuerzas políticas sea promover acciones violentas para desestabilizar a un gobierno, en este caso el de Venezuela”, sostuvo el Grupo.

La alianza progresista consideró que el episodio, que forma parte de la búsqueda de un nuevo golpe de Estado, recuerda al intento de invasión a Cuba en Bahía de Cochinos, en 1961, como incluso han señalado medios de comunicación de Estados Unidos.

La agresión intervencionista rompe con los principios del derecho internacional y las relaciones entre los países, añadió el Grupo.

“A nuestro entender, este intento no es un hecho aislado, es parte de acciones y medidas, que habrían estado coordinadas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, que buscan aumentar la presión sobre el gobierno venezolano para provocar un cambio de régimen por la fuerza, contrario al orden constitucional de ese país y al orden legal internacional”, subrayó.

El Grupo denunció que el bloqueo comercial y económico que el gobierno de Donald Trump mantiene contra Venezuela ha causado sufrimiento en el pueblo venezolano, pues le impide comprar alimentos, medicinas y equipos médicos esenciales para hacer frente a la emergencia sanitaria.

Las fuerzas democráticas de la región latinoamericana deben comprometerse a apoyar el diálogo y la solución pacífica del conflicto en Venezuela, solicitó el Grupo de Puebla, pues es la única manera viable de atender los problemas políticos y económicos que aquejan al país sudamericano.

La alianza política de líderes progresistas expresó su solidaridad al pueblo venezolano y declaró que es el único actor político con la legitimidad para decidir de manera pacífica y democrática la dirección de su país.