Cuento para celebrar el Día de las Madres

*Narradores de Santa Catarina ya está en redes sociales

*Narradores de Santa Catarina ya está en redes sociales

Por Víctor Jesús González

México, 10 de mayo (Notimex).— Para festejar la presencia e importancia de la figura materna en la diversidad de familias que existen en la sociedad contemporánea de México, Beatriz Falero contó el cuento el “Honor a quien honor merece”, desde la redes sociales de Narradores de Santa Catarina.      Antes de iniciar el relato oral, la cuentacuentos expresó: “me da mucho gusto que empecemos este nuevo programa por los medios digitales. Estoy muy contenta porque así es posible que nuestras funciones, nuestras actividades culturales, que realizamos desde hace mucho tiempo en Santa Catarina, Coyoacán, puedan continuar”.      También comentó al público que la escuchaba, que en estas actividades para disfrutar desde casa los eventos referidos se contará con la presencia de narradores que no sólo son de México, “incluyen a otros cuentacuentos de países que integran América Latina y están reunidos en un proyecto que se llama Fogata de Cuentos”.      Con respecto al Día de las Madres, Falero dijo que para las mexicanas y los mexicanos es un día especial, porque “en realidad es el día de la familia, ya que sin madre no hay hijos; también hay circunstancias donde los padres se quedan para cubrir, hacer frente o tomar el rol de lo que significa una madre”.      En este sentido, puntualizó: “hay veces que la función de la madre la hace una tía o una abuela. Por eso, hoy en México meceremos una gran celebración no sólo de la madre, también de lo que implica la familia; y, en estos momentos de crisis, hay que decir con alegría: ¡Viva mi mamá!, ¡Viva mi papá! y Viva yo!".      De esta manera, Beatriz Falero tomó la palabra para contar “Honor a quien honor merece”, historia que, por medio del personaje Pedrito, quien a pesar de no tener las mejores calificaciones, ni ser el más limpio de todos, recuerda que los verdaderos héroes son los que muchas veces se sacrifican por los hijos e hijas y se llaman padres.