Muere en día icónico heroína francesa de lucha contra el nazifascismo

La comunista y dirigente de la resistencia francesa, Cécile Rol-Tanguy, murió hoy a los 101 años de edad, el día que se conmemora el fin de la Segunda Guerra Mundial y un día antes de la liberaci...

La comunista y dirigente de la resistencia francesa, Cécile Rol-Tanguy, murió hoy a los 101 años de edad, el día que se conmemora el fin de la Segunda Guerra Mundial y un día antes de la liberación de Alemania por parte del Ejército Rojo de la Unión Soviética.

Rol-Tanguy jugó un papel fundamental durante la resistencia francesa contra la ocupación nazi, al escribir propaganda, transmitir mensajes e incluso trasladar bombas, municiones y armas para los antifascistas.

Hija de uno de los fundadores del Partido Comunista de Francia, creció en un ambiente muy politizado pues estaba en contacto constante con dirigentes sociales de otras nacionalidades.

Su padre, Francois Le-Bihan, obrero electricista, también participó en el Socorro Rojo Internacional, organización similar a la Cruz Roja, pero organizada por la Internacional Comunista.

En 1936, Cécile Le-Bihan, conoció al que sería su futuro esposo y compañero de armas, Henri Tanguy, un hombre que se volvió obrero a los 13 años y que fue despedido en múltiples ocasiones por organizar la lucha comunista entre los obreros.

Tanguy obtendría el permiso del Partido Comunista para enlistarse en las filas de las Brigadas Internacionales e ir a combatir a España contra los franquistas.

El futuro esposo de Cécile, regresaría a París en 1938 con una importante herida de guerra en el pecho y el recuerdo de un amigo asesinado por el franquismo, en honor a quien incorporaría el apellido Rol.

En 1939, Cécile y Henri se casarían y, poco después, empezaría uno de los episodios más difíciles para el matrimonio.

El padre de Cécile, fue detenido en abril de 1940 acusado de intentar reconstituir el disuelto Partido Comunista de Francia; poco después fue deportado a Auschwitz donde moriría en 1942.

Henri Rol-Tanguy, por su parte, fue movilizado el mismo año a la frontera de los Pirineos para trabajar en una fábrica de armas. Al mismo tiempo, la primer hija del matrimonio caería enferma a los siete meses y moriría poco después.

Regreso a la Resistencia

"No me quedaba nada. Mi padre fue arrestado, mi esposo, no sabía dónde estaba y perdí a mi pequeña. ¿Qué me estaba deteniendo? Regresé a la Resistencia. Eso me ayudó. Me trajo algo”, dijo Rol-Tanguy en una entrevista recuperada por Le Monde.

Contactada por la CGT, que se había vuelto clandestina, aceptó escribir folletos y artículos para los periódicos de la Resistencia y cuando su esposo, uno de los principales dirigentes de la lucha armada, regresó a París, ella se convirtió en su enlace.

Utilizando la carruela de sus dos niños, nacidos en 1941 y en 1944, Rol-Tanguy acostumbraba pasar folletos, volantes e incluso armas y bombas, convocando a la resistencia armada contra los nazis.

En la noche del 18 al 19 de agosto de 1944, escribió el volante pidiendo a los parisinos que se rebelaran.

"A los patriotas en condiciones de portar armas. (...) ¡Francia te está llamando! A las armas ciudadanos! ", rezaba el documento.

Poco después, los nazis se rendirían sin condiciones y luego, junto con otros dirigentes de la Resistencia, el matrimonio Tanguy recibiría diversas condecoraciones por parte del gobierno de Charles de Gaulle.

Henri Rol-Tanguy murió en 2002 y desde entonces, Cécile Rol-Tanguy asumió la tarea de reivindicar la memoria histórica de la resistencia comunista contra el fascismo, hasta su último aliento, como reivindicaron sus hijos en el comunicado que anunciaba su muerte.

Cécile Rol-Tanguy, comprometida con la emancipación de la mujer, demostró que lo importante no es ser la esposa de un dirigente, sino ser dirigente ella misma.