En México, diariamente se diagnos 13 mujeres con cáncer de ovario

El cáncer de ovario ocupa el tercer lugar de cánceres ginecólogos en nuestro país y es el responsable de más fallecimientos que cualquier otro tipo de cáncer del sistema reproductor femenino, es...

El cáncer de ovario ocupa el tercer lugar de cánceres ginecólogos en nuestro país y es el responsable de más fallecimientos que cualquier otro tipo de cáncer del sistema reproductor femenino, es por ello que para concienciar a las personas acerca de este problema cada 8 de mayo se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Ovario.

La mortalidad por esta enfermedad es del 60%, seguido del cáncer cervicouterino con el 50% y el cáncer de mama con un 30%, de acuerdo con Globocan 2018.

Se estima que al año se diagnostican cuatro mil 759 nuevos casos, y alrededor de ocho muertes al día, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer, es decir, 13 casos nuevos diarios.

Sin embargo, puede ser curable si se detecta a tiempo.

Estudios recientes muestran que cuando esta enfermedad se detecta de forma temprana, aproximadamente el 94% de las pacientes viven más de cinco años después del diagnóstico, pues por lo general, la tasa de supervivencia de este tipo de cáncer se estima en no más de seis años.

Aunque la mayoría de los casos se dan después de la menopausia, es decir, en mujeres de 55 a 64 años, no se descarta que puede aparecer a cualquier edad.

De acuerdo con Asociación de la Salud y Bienestar Social de la Mujer y su Familia (ASBIS en inglés), existen dos tipos de cáncer de ovario: epitelial y tumores de célular germinales.

El epitelial inicia en las células que cubren el ovario, es decir, la capa más externa, en el 95% de los casos principalmente se inicia a partir de los 45 años.

Los tumores de células germinales se originan en el interior del ovario, donde se forman los óvulos, y lo padecen el 5% de las mujeres jóvenes.

Los síntomas principales son dolor abdominal, dolor pélvico, náuseas, deseo constante de orinar, cambios en periodos menstruales, sangrado atípico, cansancio, dolor de espalda, estreñimiento, entre otros.

Por lo anterior, es común confundir este padecimiento con gastritis o malestares gástricos y los médicos deben realizar una prueba conocida como ultrasonido transvaginal para confirmar el diagnóstico. En algunos casos también se realiza un estudio de tamizaje a partir de los 35 años.

Los posibles factores de riesgo para contraer la enfermedad son sobrepeso, tener una edad de 40 años o más, uso de tratamientos de fertilidad, antecedentes familiares de cáncer de seno, colorrectal o de ovario y no haber tenido hijos.

De presentar sintomatología, se recomienda acudir con el especialista para realizarse los estudios pertinentes.