Floria González explora la sobrecarga sensorial

*La artista compartió una sesión virtual en la que conversó sobre la muestra "New News"

*La artista compartió una sesión virtual en la que conversó sobre la muestra "New News"

Por Ángela Anzo

México, 7 de mayo (Notimex).— Sus inicios en la fotografía y la publicidad, así como la trayectoria artística que ha forjado y algunos detalles de su nueva exposición, fueron los temas que Floria González compartió este jueves como parte de una sesión de preguntas a través de las redes sociales de USSR, un estudio abierto de arte contemporáneo y de creación artística en la Ciudad de México.       La charla se dio en el marco de la inauguración de la boutique virtual New News, que surge de la muestra realizada en su residencia artística para este estudio en 2019, con la invitación de Ciler y Marcos Castro, en la que reflexiona en torno a las nuevas tecnologías y su implicación en la vida diaria.       La fotógrafa mexicana habló sobre sus inicios y lo que la llevó a explorar el camino del arte y la imagen, pues compartió que en un principio quería estudiar cine, pero frente a las dificultades para entrar en esta carrera se decidió por la Escuela Activa de Fotografía (E.A.F), por lo cual después se dedicó a la publicidad y la producción de materiales audiovisuales.       “Fui formando mi equipo de trabajo y una casa productora que se llama Floto; con ellos, quienes son prácticamente mi segunda familia, hicimos un poquito de publicidad sobre todo lo relacionado con el mundo de la música, pues es lo que amo. Justo hace un año decidí dedicarme a mi proyecto personal y me di cuenta de que todo lo que aprendí durante estos diez años, me está ayudando muchísimo”.       Sobre su muestra "New News", explicó que tenemos al alcance información de todo el mundo, datos, imágenes, noticias y otros recursos a los que estamos expuestos, por lo que decidió tratar el impacto y presencia de las apps y la tecnología en nuestra vida diaria, con relación a algunas teorías de la física cuántica y motivos como la estética de las boutiques en la década de los ochenta.       “Todo esto crea incertidumbre y estrés, por no tener claridad de lo que está sucediendo en el mundo; empecé a leer sobre un síndrome de sobrecarga sensorial y quise generar esto en una instalación, la idea es llenarla de información y de noticias, de productos nuevos y tecnología nueva al mismo tiempo; tenemos que aprender a convivir con la tecnología y lo material en la vida cotidiana”.