¿Qué es la hernia de hiato?

La hernia de hiato es una protrusión de una parte del estómago a través de la abertura del diafragma por la que normalmente pasa el esófago, la causa no es fácil de establecer con precisión.

La hernia de hiato es una protrusión de una parte del estómago a través de la abertura del diafragma por la que normalmente pasa el esófago, la causa no es fácil de establecer con precisión.

Sin embargo, factores como la edad, la obesidad y el hábito de fumar incrementan el riesgo de padecerla.

Una protrusión es cuando un órgano sobresale de su ubicación normal o se mueve más allá de sus límites, por lo que la hernia diafragmática que se produce a través de esta abertura se denomina hernia de hiato.

Este padecimiento es más frecuente en personas mayores de 60 años, con sobrepeso, fumadores, y en algunos casos mujeres embarazadas. Causa que la comida y el ácido retrocedan al esófago, lo que a su vez genera ardor estomacal. Otros tipos de hernia diafragmática pueden deberse a un defecto congénito o ser resultado de una lesión.

De acuerdo con Kristle Lee Lynch, de la escuela Perelman de medicina en la Universidad de Pennsylvania, existen dos tipos, que son:

1. Hernia de hiato deslizante: se debe a la unión entre el esófago y el estómago, además de una porción de este último, que se localizan habitualmente por debajo del diafragma; protruyen por encima del mismo.

En Estados Unidos, más del 40 por ciento de las personas tienen una hernia de hiato deslizante, la frecuencia aumenta con la edad, de modo que el porcentaje aumenta a hasta un 60 por ciento en personas mayores de 60 años.

2. Hernia de hiato paraesofágica: la unión entre el esófago y el estómago sigue en su posición normal debajo del diafragma, pero parte del estómago pasa a través del hiato por encima del diafragma y se sitúa al lado del esófago.

Algunos síntomas incluyen: ardor de estómago, regurgitación de comida o líquido, reflujo gastroesofágico, sensación de indigestión, dificultad para tragar, dolor abdominal o en el pecho, falta de aire al respirar, vómitos con sangre o heces de color negro, que pueden indicar sangrado gastrointestinal.

Los síntomas pueden empeorar cuando el paciente se inclina hacia adelante, al hacer esfuerzos y levantar objetos pesados, o en algunas ocasiones durante el embarazo.

El médico puede visualizar una hernia de hiato de gran tamaño en una radiografía de tórax o de tránsito baritado, a veces también mediante una endoscopía digestiva alta, en donde se explora el esófago mediante un tubo flexible.

En los casos más severos se requiere de una cirugía laparoscópica o cirugía abierta.

El tratamiento se basa en fármacos que actúan como un inhibidor de la bomba de protones, lo que reduce la producción de ácido. Otras medidas útiles para tratar el reflujo incluyen elevar la cabecera de la cama para dormir, perder el exceso de peso, dejar de fumar, no acostarse ni hacer ejercicio después de las comidas y no llevar ropas muy ajustadas.

Los médicos también recomiendan eliminar o limitar el consumo de bebidas que contienen ácido, como: jugo de naranja, refrescos, alcohol, café, y ciertos alimentos, como la cebolla y el picante, o con alto contenido en grasas.