Estados brasileños imponen sus propias medidas contra COVID-19

A falta de medidas rigurosas de combate contra el coronavirus (COVID-19) por parte del gobierno de Jair Bolsonaro, los estados de Brasil han comenzado a decretar sus propias medidas de cuarentena para...

A falta de medidas rigurosas de combate contra el coronavirus (COVID-19) por parte del gobierno de Jair Bolsonaro, los estados de Brasil han comenzado a decretar sus propias medidas de cuarentena para frenar la veloz propagación de la pandemia en el país, el más afectado de América Latina.

El estado de Pará, ubicado al norte de Brasil, comenzará el próximo 7 de mayo con medidas más estrictas de restricción a la movilidad. El gobernador Helder Barbalho anunció que, desde este jueves, 10 ciudades, incluida la capital Belem, suspenderán todas las actividades no esenciales.

De igual forma, Barbalho destacó que todos los habitantes deberán usar cubrebocas en la vía pública. Además, deberán portar su identificación y documento de trabajo, ya que habrá inspecciones en las calles para asegurar que los ciudadanos respeten el confinamiento.

En el estado de Amazonas (noroeste), uno de los más afectados por la pandemia, la fiscalía local ha solicitado al poder judicial apoyo para presionar a las autoridades locales con la finalidad de facilitar un confinamiento total, particularmente en Manaos, la ciudad capital del estado.

Ante las presiones y la saturación de hospitales, el alcalde de Manaos, Arthur Virgilio, solicitó este miércoles apoyo internacional para enfrentar la crisis, ya que, según anunció, el sistema de salud de la capital está al borde del colapso a causa de la propagación del COVID-19.

El alcalde envió un mensaje solicitando al gobierno federal y a la comunidad internacional distintos insumos, personal médico, equipo de detección de coronavirus, respiradores, equipo de protección personal y todo aquello que permita a la ciudad proteger a los grupos vulnerables y a los trabajadores del sector salud.

Virgilio envió cartas a 21 líderes mundiales, entre quienes se encuentran el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el mandatario francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel.

La localidad carece de suficientes centros de atención de terapia intensiva. Esto, sin mencionar la forma en que la pandemia ha afectado de forma severa a todo el estado de Amazonas, donde se han confirmado 8 mil 109 casos de COVID-19 y 649 muertes.

Otros estados como Maranhao comenzaron desde el martes con el aislamiento social. El gobernador Flavio Dino intensificó el confinamiento en cuatro municipios, particularmente en Sao Luis, la ciudad capital. Además, sólo está permitido el flujo de actividades relacionadas con salud, alimentos y seguridad.

El pasado 29 de abril, el presidente Jair Bolsonaro rechazó toda culpa por los decesos y contagios de COVID-19 en el país para, posteriormente, responsabilizar a los gobernadores y alcaldes por no imponer medidas efectivas de contención de la pandemia.

Brasil se ha convertido en el epicentro de contagio de COVID-19 en Sudamérica, tras haber registrado ya 122 mil 600 personas infectadas y ocho mil 22 muertes, ubicándose también en el noveno lugar del mundo en cuanto a la propagación del virus.