Crisis sanitaria cambió más a la industria editorial

*Pilar Gordoa habló de los retos y transformaciones que las grandes editoriales han implementado en las últimas semanas

*Pilar Gordoa habló de los retos y transformaciones que las grandes editoriales han implementado en las últimas semanas

Por Cristóbal Torres

México, 5 de mayo (Notimex).— Durante la emisión de las Conversaciones para hacer que los libros se vean, organizadas por Metabooks Mx en sus redes sociales, Pilar Gordoa, directora de estrategia digital de un reconocido sello editorial, explicó los pasos que a su consideración se deben de seguir para mantener el negocio de los libros en Latinoamérica.      Al iniciar la plática, Adriana Ortega, directora de mercadotecnia y ventas de Metabooks Mx, lanzó la pregunta de cuáles son los temas sobre los cuales se hablaban antes de la contingencia y que hoy prevalecen, a lo que la invitada recordó que en diciembre del año pasado se abordaban temas como los nuevos canales en línea que implementaron un nuevo modelo de negocio y la adopción de formatos novedosos, como los libros electrónicos.      En México, a diferencia de otros mercados, como el estadounidense y el británico, el libro electrónico no supera 10 por ciento en ventas y en algunas editoriales es apenas la mitad de eso. Pero en cinco semanas han ocurrido cambios en el sector equivalentes a 10 años, y puso como ejemplo que nunca antes se había pensado en lanzar un libro sin el formato físico como soporte principal, lo que en este contexto de cuarentena se evalúa.      Gordoa señaló que 80 por ciento de las librerías en el país se encuentran cerradas, lo que ha orillado a acelerar procesos de adaptación para ofrecer libros por otros canales y en diferentes formatos; ello ha implicado capacitar incluso a muchos lectores que nunca habían adquirido un ejemplar en línea.      La contingencia pasará tarde o temprano, por lo que la editorial que representa (Penguin Random House) nunca consideró como una opción ofrecer contenido gratuito, más bien su estrategia se basó en la reducción de precios de hasta 70 y 80 por ciento, para competir con toda la oferta que hoy en día abunda en internet.      Destacó que el reto más importante que actualmente enfrenta la industria editorial es el tiempo de respuesta, pues el virus avanza muy rápido y la gente sigue en casa; por lo que todas las ideas y propuestas requieren una estrategia e implementación en tiempo real para generar mayores plazos de pago y definir de qué otra manera se puede apoyar a las librerías, aunque no es la misma situación la de una cadena grande, una tienda departamental o un negocio independiente.