Documentos y arte en torno a la Batalla de Puebla

*El 5 de mayo es una fecha histórica para la defensa de la soberanía nacional

*El 5 de mayo es una fecha histórica para la defensa de la soberanía nacional

México, 5 de mayo (Notimex).— Diversas instituciones mexicanas conmemoraron  el 158 aniversario de la Batalla de Puebla, en la que el Ejército mexicano, formado por campesinos e indígenas y comandado por el general Ignacio Zaragoza, venció a la que entonces se consideraba la milicia más poderosa del mundo, la francesa.      El Archivo General de la Nación indicó que el suceso registrado el 5 de mayo de 1862 estuvo precedido por la Guerra de Reforma, la cual llegó a su fin en 1861. Luego de decretarse el cese al pago de la deuda externa debido a los conflictos internos, Inglaterra, España y Francia firmaron un tratado para enviar fuerzas armadas a México; no obstante, España e Inglaterra desistieron al llegar a un acuerdo con el país, y sólo Francia siguió con el objetivo.      Antes de la histórica batalla de 1862, el 28 de abril la tropa mexicana tuvo un enfrentamiento con el ejército galo en Cumbres de Acultzingo, en el que la soberanía nacional fue defendida por cuatro mil hombres que afrontaron a seis mil soldados al mando del conde de Lorencez.      El 5 de mayo, al intentar tomar Puebla, los invasores franceses fueron rechazados en repetidas ocasiones por el Ejército mexicano. La defensa mexicana se refugió en los fuertes de Loreto y Guadalupe; no obstante el poco armamento con el que contaban, logró repeler a los invasores.      Esa fue la primera vez que Francia, con el ejército más poderoso del mundo en ese momento, fue vencida después de casi medio siglo de victorias, al mismo tiempo que los mexicanos se apuntaron la primera gran victoria de su historia. Es por ello que este hecho no sólo ha perdurado en la memoria del pueblo, sino que ha sido representado en numerosas ocasiones.      Algunas de las pinturas que dan cuenta del suceso se encuentran en el Museo Nacional de Historia, como la obra pintada en 1903 por José Cusachs, o la titulada "Lucha cuerpo a cuerpo", creada en 1862 por Patricio Ramos Ortega y que pertenece actualmente a la Colección del Museo de Historia Mexicana, de acuerdo con información de la Secretaría de Cultura.

La historia a través de la lectura

Otra institución que decidió conmemorar esta fecha fue el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), el cual para la efeméride recomienda una serie de libros para entender cómo fue posible esta victoria.      El primero se titula Los telegramas del 5 de mayo, que da cuenta de lo importante que fue el telégrafo para que la Ciudad de México estuviera al tanto del desarrollo de la Batalla de Puebla, casi en tiempo real. Este expediente digital reúne 10 informes que el general Zaragoza rindió desde las 09:30 horas, cuando se avistaron las tropas enemigas, hasta las 19:00, momento en que informó de la victoria. Asimismo, el Instituto ha dado acceso a una serie de escritos que dan contexto a la promulgación del 16 de febrero de 1863, refirmada por el presidente Benito Juárez, para celebrar el 5 de mayo como día de fiesta nacional.      Para conocer sobre la vida de Zaragoza después del 5 de mayo, compartió el artículo “La muerte de Ignacio Zaragoza”, escrito por Raúl González Lezama, investigador del INEHRM. Otro libro que recomienda es México-Francia: Historias, mitos y representaciones del 5 de Mayo.      Además de estos y otros documentos escritos, también compartió una reflexión grabada hace años, en la que el historiador Paco Ignacio Taibo II se refiere a lo ocurrido en esa fecha.      De igual forma, está disponible El cinco de Mayo de 1862 y el Sitio de Puebla, una obra con más de 300 páginas de historia escritas por Heriberto Frías, en la que se detallan los pormenores de la batalla y de cómo es que se difundía este suceso histórico a fines del siglo XIX.      Para destacar esta fecha, en cuanto la soberanía nacional fue defendida bajo el mando de Ignacio Zaragoza, el Gobierno de México recordó las palabras que el general dedicó a su ejército: “Nuestros enemigos son los mejores soldados del mundo, pero nosotros somos los mejores hijos de México”.