En pandemia, gobierno prioriza petróleo a la salud, acusa diputado

El diputado Héctor Yunes Landa, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), consideró que la prioridad y lógica del gobierno federal, en medio de la pandemia de coronavirus COVID-19, e incluso ...

El diputado Héctor Yunes Landa, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), consideró que la prioridad y lógica del gobierno federal, en medio de la pandemia de coronavirus COVID-19, e incluso antes de ésta, “ha sido salvar el petróleo antes que la salud”.

“Antes de que se registrara siquiera el primer caso de COVID-19 en Wuhan, China, el Gobierno (de México) empezó a gestar la emergencia sanitaria. Con el desmantelamiento del Seguro Popular y la improvisada creación del Insabi, decenas de médicos, personal de enfermería y de administración fueron lanzados a la calle”, externó en un comunicado.

Comentó que, de acuerdo con cálculos de la Secretaría de Salud federal, este miércoles 6 de mayo se podría alcanzar el pico de la pandemia de COVID-19.

“Llegamos a la cresta de la ola a bordo de un barco de papel construido con la ineficacia, indolencia, corrupción y la ambición desmedida de un presidente que sigue pensando en perpetuarse en el poder, antes que garantizar el sistema de salud que él mismo ha ofrecido y que hoy ha colapsado”, dijo.

Según el priista, el año pasado, “mientras el sector salud tuvo un subejercicio de mil 472 millones de pesos, el sector energético tuvo una reasignación por más de 102 mil millones. La lógica del gobierno ha sido salvar el petróleo antes que la salud, incluso hoy, en medio de la pandemia”.

Refirió que en opinión de Julio Frenk Mora, rector de la Universidad de Miami y exsecretario de Salud federal, la efectividad de la respuesta a una epidemia como la de COVID-19 depende de cinco elementos.

El primero de ellos, el sistema de vigilancia epidemiológica con el que se cuenta; la existencia de una reserva estratégica de insumos y un plan nacional de respuesta ante pandemias; la oportunidad y características específicas de la respuesta a dicha contingencia; la estrategia de comunicación utilizada; y el tipo de sistema de atención a la salud del que se dispone.

“El gobierno de la 4T falló en absolutamente todas”, sostuvo Yunes Landa.

Advirtió que México tiene un sistema de salud que será rebasado en las próximas horas. “Como en otros países, empezamos a ver escenas en los hospitales donde cada vez hay menos camas y más cadáveres. En medio de la Fase 3, el personal médico sigue padeciendo un desabasto criminal de equipo y material de protección".

Además, "no hay doctores suficientes –sólo se contrataron seis mil médicos y 12 mil de personal de enfermería-, y muchos de ellos carecen de los protocolos efectivos que eviten episodios como el que sucedió en el Hospital General de Las Américas, en Ecatepec”.

Consideró que la pandemia también “ha sido muestra de la liviandad política del gobierno. Por un lado, dos miembros del gabinete -la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, y el procurador Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield Padilla- han resultado positivos de COVID-19, y al mismo tiempo, León Manuel Bartlett Álvarez, el hijo del director de la CFE, y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, se acusan mutuamente de estar inflando los costos de los ventiladores para atender a pacientes graves. La corrupción brota por todas partes”.

“Llegamos a la fase crítica. Mientras miles de mexicanos luchan por conservar la vida, el presidente sólo está ocupado por conservar el poder”, finalizó.