Elena Garnes, de Betsy Pecanins al metal sinfónico

*La cantante habla sobre la gestación de su disco debut “Flor d'elixir” y su paso por la banda de la estrella del blues

*La cantante habla sobre la gestación de su disco debut “Flor d'elixir” y su paso por la banda de la estrella del blues

Por Cristóbal Torres

México, 31 de marzo (Notimex).— Elena Garnes es una cantante que muy joven tuvo la oportunidad de formarse musicalmente, comenzó a los 16 años cuando tomó clases con Emilio Pérez-Casas Beltrán, maestro de canto operístico y desde la primera clase comprendió mejor la cuestión técnica del canto, e incluso fue su alumna durante nueve años, hasta que el profesor falleció en 2015.       Sus padres, la compositora Nayeli Nesme y el arreglista Jorge García Montemayor, la llevaron a los conciertos cuando ella todavía estaba en gestación: “fue un buen complemento para que uno como pequeña estuviera expuesta a la música; inconscientemente se van aprendiendo cosas”, relata a Notimex.        Elena recuerda acompañar a sus padres a los estudios de grabación e incluso verlos componiendo en piano y guitarra. Fue gracias a ellos que pudo ser parte de la banda de Betsy Pecanins: “ahora me doy cuenta que es gente de renombre; pero cuando iba a los ensayos, la veía como parte de mi familia; con Betsy siempre nos llevamos muy bien... de joven nunca te pones a pensar que estás ante una institución, no eres consciente de su trayectoria”.       A pesar de estar rodeada de música de diferentes géneros desde su nacimiento, fue en su adolescencia donde gracias a una amiga del CCH Sur que conoció el metal sinfónico, género en el que terminó componiendo un álbum titulado Flor d'elixir (2019).       Reconoce que había escuchado anteriormente a bandas insignia del género como Nightwish, pero no sabía que existía todo un universo de agrupaciones que sonaran así: “me encantó escuchar poderosas voces femeninas con distorsiones; pero nunca supe por dónde empezar a buscar, no sabía que eso era metal sinfónico”.       Todavía tuvo oportunidad de enseñarle esa música a su maestro Pérez-Casas Beltrán, “me dijo que no me preocupara, sabía que no me iba dedicar al canto clásico; pero me aclaró que para cantar eso necesitaba desarrollar más control sobre lo que quería”.

El problema de hallar una alineación

En 2009 comenzó a trabajar en Flor d'elixir, sin embargo, no se sentía del todo satisfecha. Ese mismo año viajó a Finlandia con la intención de estudiar en la Academia Sibelius de Helsinki; aunque no pudo quedarse, “en ese momento crecieron muchas ideas que después se convirtieron en canciones que se pueden escuchar en el disco”.       Elena considera que todo el proceso de composición fue una especie de “accidente” porque al final terminó haciéndolo sola: “mi intención era integrar a una banda para que aportaran a nivel musical y letrístico; pero no ocurrió así, fue algo que se intentó hacer, pero no funcionó”.       La banda, que lleva por nombre ‘Ain, ha tenido seis alineaciones diferentes que no han podido cuajar en su historia., la última se deshizo apenas unos días antes de que la agrupación consiguiera el muy escaso y raro apoyo económico de un productor (Ricardo Jiménez) gracias a la intervención del arreglista Felipe Souza.       Al final, ‘Ain únicamente quedó integrado por su fundadora, Elena Garnes y Francisco Velasco, “no nos íbamos a volver a esperar a tener una alineación para que a la mera hora se salieran todos”. Llegaron a un acuerdo para que la producción también se encargara de conseguir músicos de sesión y así grabar el disco.       Gracias al apoyo recibido, ‘Ain logró lanzar un álbum físico con un tiraje de 500 copias y 11 piezas, las cuales fueron mezcladas por Joost van den Broek, quien ha colaborado con luminarias de la escena holandesa como After Forever, Arjen Lucassen, Epica y Stream of Passion; y masterizado por Darius van Helfteren, el cual ha trabajado por instituciones musicales como Judas Priest y Scorpions.       Aunque ya tiene ideas para un segundo álbum, Elena siente que todavía le queda vida a su debut. “No tuvimos la visión o la precisión de hacer una buena campaña de promoción; todo fue hecho en el momento y sigue siendo hecho en el momento”. Espera que después de la pandemia puedan retomar sus actividades en vivo, pues desde el lanzamiento sólo ha podido presentar su trabajo en tres ocasiones. “No queremos acelerarnos para después mirar atrás y darnos cuenta que no le sacamos el suficiente jugo a este disco”, concluye.