Exposición muestra parte del acervo del Museo de Arte Moderno

*Jardín ubicado en el Centro Histórico de la capital mexicana, resulta un sitio idóneo tanto para escaparse del bullicio citadino como también para apreciar el arte escultórico

*Jardín ubicado en el Centro Histórico de la capital mexicana, resulta un sitio idóneo tanto para escaparse del bullicio citadino como también para apreciar el arte escultórico

Por Víctor Jesús González

México, 14 de marzo (Notimex).— Al entrar por la calle de Madero y justo debajo de la Torre Latinoamericana, edificio que alguna vez fue uno de los rascacielos más grandes del mundo, el público podrá disfrutar hasta los últimos días de este mes de marzo, la exposición denominada El Jardín Escultórico del Museo de Arte Moderno en el Atrio de San Francisco.      En esta muestra, los asistentes tienen a su alcance esculturas que miden de uno a tres metros de altura y son creaciones de reconocidos artistas. Por ejemplo, Frank Kyle Black, Tosia Malamud, Geles Cabrera, Tomás Chávez Morado, Waldemar Sjölander, Herbert Hoffman, Rosa Castillo y Eugenio Kish, entre otros.      De Kyle Black podrán disfrutar la obra La Familia; de Chávez Morado, Mujer sentada; de Herbert Hoffman Ysenbourg, Presencia,;de Tosia de Rubinstein, El Beso; de Eugenio Kish, La princesa; y de Walde mar Sjölander,  Mujer con cabeza levantada, por mencionar algunas obras. Las piezas principalmente son de materiales como piedra, hierro y cobre.      Las piezas que se exhiben en El Jardín Escultórico del Museo de Arte Moderno en el Atrio de San Francisco pertenecen a la escuela realista del arte; las esculturas, dispuestas con una distancia considerable entre sí para la buena contemplación del visitante, tratan de sensibilizar al observador sobre ideas relacionadas con la familia, la maternidad, el diálogo o el reflejo de vivencias.      Con el propósito de que la exposición sea accesible a públicos diversos, se colocaron cédulas en Braille en todas las esculturas y se ofrecen visitas guiadas dirigidas a grupos con discapacidad visual; también hay una cantidad considerable de bancas por si alguien necesita descansar un rato, antes o después de admirar esta exposición que es parte del acervo del Museo de Arte Moderno.      Además, para los visitantes que llegan sofocados, o simplemente para quienes les gusta tomar el fresco, el lugar dispone de un jardín que abarca varios metros, con plantas tropicales, siendo así un lugar que permite sentarse placenteramente en una banca durante un rato. La dirección exacta en la cual se ubica este sitio es la calle Madero Núm. 7, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.