La belleza de la lucha gremial

*Kowalski retrata la lucha de algunos trabajadores franceses en resistencia

*Kowalski retrata la lucha de algunos trabajadores franceses en resistencia

Por Cristóbal Torres

México, 10 de marzo (Notimex).— Con presencia del director de ascendencia polaca, Lech Kowalski, se presentó su más reciente documental Hagamos todo pedazos (Blow it to bits, 2020), en la Sala José Revueltas del Centro Cultural Universitario dentro del marco de la décima edición de FICUNAM.       El largometraje narra la lucha de unos trabajadores, empleados de una antigua fábrica de autopartes, quienes en medio de una coyuntura política y económica, ven afectados sus puestos ante las circunstancias propias de las consecuencias del modelo neoliberal, todo ello en la antesala del gobierno de Emmanuel Macron.       Originalmente, Kowalski quería realizar una película sobre las elecciones en Francia y viajó a una fábrica que había visitado diez años atrás, donde los trabajadores habían amenazado con hacerla explotar; sin embargo, se encontró un panorama distinto al que esperaba y fue gracias a su productora, Odile Allard, que halló el sitio donde terminó filmando.       En sesión de preguntas y respuestas, Kowalski aseguró que ahí se dio cuenta que esa era la historia que deseaba contar, “antes de hacer una película siempre busco la historia”. Él mismo fungió como camarógrafo y se insertó en las protestas, consiguiendo tomas desde la misma perspectiva de los trabajadores.       El director comentó que pasó dos noches en prisión por filmar sin acreditación de prensa; explicó que, para tener un mejor acercamiento con los trabajadores, nunca les dijo que realizaba un documental, sólo se hizo pasar por un miembro de los medios.       Para Kowalski, Hagamos todo pedazos es una película centrada en la solidaridad y la heroicidad de la lucha gremial, nunca buscó una historia basada en la polémica. Añadió que los trabajadores fueron a la presentación del documental en Cannes, lo que provocó la presencia de policías infiltrados en las proyecciones, “eso habla del nivel de paranoia que existe hoy en día en Occidente”.