Obligo al espectador a estar alerta: Krassoievitch

es, en sí mismo, un manifiesto, ya que aunque no es una pintura en el sentido tradicional, sí contiene varios de los elementos que configuran este tipo de arte: hay una composición, hay forma, es m...

es, en sí mismo, un manifiesto, ya que aunque no es una pintura en el sentido tradicional, sí contiene varios de los elementos que configuran este tipo de arte: hay una composición, hay forma, es maleable y existe una relación entre las figuras que la componen. Además, los móviles que forman parte de la pieza la vuelven tridimensional.      Esta característica permite que el móvil central, que va del techo al piso en medio de la Sala, interactúe con el “Mural para una Escuela del Estado de México”, de Siqueiros, que se encuentra en una de las paredes: “Hay intervención al mural sin tocarlo, un diálogo muy directo con él”, expuso el artista. Es una obra, pues, con referencias a Jackson Pollock y el accidente controlado, a Piet Mondrian en sus colores y las formas que emplea, y a Alexander Calder y sus esculturas cinéticas.