Piedra Ibarra aplica Ley de Austeridad Republicana en CNDH

La presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra, afirmó que se aplicó el principio de austeridad republicana para fortalecer el trabajo de la calle y la ...

La presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra, afirmó que se aplicó el principio de austeridad republicana para fortalecer el trabajo de la calle y la investigación para responder con prontitud a las demandas de las víctimas.

Al presentar el informe de actividades 2019 de este organismo autónomo, ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, la ombudsperson explicó que se homologaron los salarios para que nadie en la CNDH gane más que el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Nos sometemos a la ley y empezamos por aplicar en la institución, íntegramente, la Ley Federal de Austeridad Republicana, por lo que hoy quiero informarles que retabularon los sueldos de los altos mandos de manera que no hay, ya más en la comisión, ningún salario por encima del Presidencial, tal y como lo mandata la norma”, explicó.

Piedra Ibarra aseguró que su objetivo es el de fortalecer la institución y garantizar la continuidad del trabajo, por lo cual se ha planteado primicias y valores que serán las pautas y medidas, así como los motivos e ideales que guiarán el quehacer de esta institución.

Dijo que se llegó a la CNDH con un mandato claro de reforma para mejorar la atención a las víctimas y su capacidad de respuestas, para optimizar recursos y garantizar la eficacia y prontitud a que estamos obligados, para recuperar la credibilidad de la institución y para actuar cerca del pueblo.

“Decidí impulsar un proceso de transición sin precipitaciones ni tensiones, porque, he dicho numerosamente, mi objetivo es el de fortalecer la institución y garantizar la continuidad del trabajo”, agregó.

Piedra Ibarra destacó que para lograr estos objetivos no se necesita de un inmenso aparato burocrático, ni de cuantiosos recursos, acorde con una visión del servicio público con la que coincidimos y asumiendo como un deber ético el precepto de la eficacia y probidad no implican dispendios ni excesos.

Agregó que en el ejercicio del gasto se ha privilegiado la atención de las víctimas directas e indirectas, y con los recursos que se tienen, se puede hacer más y mejor, además de que se va a transparentar su ejercicio.

Señaló que los ahorros que propone son de 30 por ciento, aproximadamente, que se pretende aplicar de manera prioritaria en las visitadurías, en la Dirección General de Quejas, y en específicos en la subdirección de registro y reclasificación, así como en las coordinaciones de procedimientos internos de las visitadurías generales.