Testifican 53 policías de Michoacán por cuidador de bosque desaparecido

Este lunes autoridades de la entidad levantaron testimonios de 53 elementos de la policía municipal de Ocampo y Angangueo, en el marco de actos de investigación relacionados con la búsqueda de Ho...

Este lunes autoridades de la entidad levantaron testimonios de 53 elementos de la policía municipal de Ocampo y Angangueo, en el marco de actos de investigación relacionados con la búsqueda de Homero Gómez González, un cuidador del bosque y protector de la mariposa monarca.

Esta persona, presidente del Comité de Administración del Santuario El Rosario, fue reportado como desaparecido el 14 de enero pasado, informó la Fiscalía General del Estado de Michoacán.

Por lo anterior, la FGE de Michoacán continuará con los actos de investigación y acciones operativas para la localización de la víctima, se indicó en las redes sociales de la dependencia.

Cabe mencionar que de los policías interrogados, 29 pertenecen al municipio de Ocampo, mientras que otros 24 son de Angangueo, de acuerdo con medios de comunicación local.

Gómez González, además de ser ingeniero agrónomo, desde hace 25 años ha sido un activista, defensor de los bosques y presidente del comité de dicho santuario, el cual protege a la mariposa monarca.

Al iniciar noviembre, Gómez González hablaba entusiasmado, en entrevista para Notimex, de ese color naranja que las mariposas monarcas impregnan en los oyameles de los santuarios El Rosario y Chincua, en Michoacán.

Decía que las monarcas habían cumplido con su llegada desde el 2 de noviembre, a pesar de granizadas, lluvias y frío, para revolotear alrededor del bosque y luego posarse y plasmar su color naranja.

Homero Gómez González externaba esa felicidad de ver la nube naranja de los lepidópteros y estimaba una gran afluencia de turistas a los senderos en donde pueden ver los bellos colores del insecto en el Santuario El Rosario, ubicado en el municipio de Melchor Ocampo, Michoacán.

También resaltó que habían erradicado la tala de árboles y que reforestaron como nunca. En El Rosario, en cuatro años plantaron, un millón de oyameles y pinos, pero también han estado al pendiente de que no haya incendios.